Exclusivo
Actualidad

Mejía: Reventaron un cajero automático para llevarse 18 ‘lucas’

Sujetos habrían ocasionado una explosión en el cajero de un supermercado. Dos fueron detenidos.

RUEDA DE PRENSA LATACU (6809984)
Los hampones trataron de huir con los 18 mil dólares. Los detuvieron minutos más tarde.Karina Defas

Bastaron dos minutos para causar una explosión en un cajero automático...

Dos hombres fueron detenidos por este hecho, que terminó en persecución y balacera, en Machachi, cantón Mejía, al suroriente de Quito. Así lo confirmó Roberto Enríquez, comandante de Policía de la Subzona Pichincha.

Eran las 23:43 del jueves cuando un vehículo rentado, con placa del Guayas, llegó a los exteriores de un supermercado de Machachi. Con una pinza, un par de combos y hasta un cuchillo de cocina, los sujetos, de nacionalidad chilena, lograron romper la puerta enrollable del local comercial e ingresar hasta el punto donde se encontraba la máquina dispensadora de efectivo.

Robo - Policía - Sacapintas

¡Un policía baleado en Quito no pidió apoyo a sus compañeros!

Leer más

A las 23:45, una combinación de gases (acetileno y oxígeno) ocasionó la onda expansiva, de 14 metros de radio, que logró la apertura de los sistemas de seguridad del cajero. Al menos, 18.000 dólares fueron sustraídos de esa estructura. Un par de minutos más tarde (22:47), los hombres dejaron la escena llevándose el botín.

Sin embargo, no lograron ir muy lejos. Poco antes de la medianoche, los sospechosos (que no registran antecedentes penales) fueron capturados.

Dentro del carro, los agentes encontraron el dinero, las herramientas y otros indicios. Al momento, las unidades encargadas de la investigación presumen que los aprehendidos podrían estar relacionados con actos similares perpetrados en mayo y junio en la capital.

Incluso, con el abandono de dos tanques de gas en el cajero de una gasolinera de Machachi. Allí también habrían intentado una explosión.

Modalidad importada

Una batería de vehículo y varios metros de manguera son los materiales que los sujetos utilizaban para la combustión. Según Santiago Guzmán, de Criminalística, esta modalidad es común en Brasil, Paraguay y Argentina. Llegó primero a Guayaquil y ahora es común en Quito. Un tercer sujeto se habría fugado tras el hecho.