A la hija de alias 'Fito' la abandonaron sus captores, no fue un operativo de rescate

Exclusivo
Actualidad

A la hija de alias 'Fito' la abandonaron sus captores, no fue un operativo de rescate

Chicas fueron dejadas en área de lo que sería la Refinería del Pacífico, zona rural de Manta. Evaluación médica precisa que no les hicieron nada.

Hija Fito
Las chicas recibieron la bendición de un párroco, luego de su liberación.Cortesía

Cuatro días de terror. Eso fue lo que vivieron Michelle Macías, de 19 años (hija de Adolfo Macías Villamar, alias 'Fito', cabecilla de 'Los Choneros'), y su amiga María Villavicencio, de 21 años, quienes fueron liberadas la noche del domingo 21 de noviembre en una zona rural de Manta, provincia de Manabí.

Las chicas fueron abandonadas cerca de las 21:00 en la vía a la fallida Refinería del Pacífico. Hasta allí llegaron Policías y familiares, quienes fueron alertados de esta . Hubo lágrimas y abrazos.

Las jóvenes fueron entregadas a sus familiares.

Hija de alias Fito y su amiga fueron entregadas a sus familiares

Leer más

Después del encuentro, las chicas recibieron atención médica en el Centro de Salud de Santa Martha. Luego, bajo una caravana de carros y un estricto resguardo policial fueron trasladadas hasta una vivienda en La Pradera.

En el interior del domicilio se escucharon gritos de algarabía. Allí mismo el religioso Alberto Benavides, sacerdote de la Iglesia Divino Niño, ofreció una misa donde esparció agua bendita sobre la cabeza de las adolescentes. La familia se unió en oración. La ceremonia religiosa estuvo marcada por la emoción, hubo oraciones de rodilla, en medio de varias figuras religiosas.

Las jóvenes ya fueron entregadas.

Tras la liberación de su hija, 'Fito' hace una llamado a la paz

Leer más

La joven reveló que su padre, alias 'Fito', tras la liberación se comunicó con ella y le dijo que la amaba. Precisamente, el caso había tomado relevancia porque su papá, quien está preso en la Penitenciaría del Litoral, en Guayaquil, fue quien llamó a la Unase y otras autoridades policiales para informar del secuestro de la joven.

Ya libre, Michelle contó que sus captores la llevaron a una montaña "no sabemos dónde exactamente. Nos tocó hacer supervivencia en el sitio. Sólo comimos chucherías, unas pocas papas fritas y agua".