Exclusivo
Actualidad

¡Madre le inyectaba lejía a su hija! Dice que "no la amaba"

De acuerdo a la defensa de la mujer, esta fue la inhumana reacción a la serie de maltratos que recibía de parte de su pareja

madre-lejia-hija-Ezgi Korucu.mala
La niña, víctima de los maltratos, y su madre Ezgi.CORTESÍA

Sí, los hijos son los niños de los ojos de sus madres. Sin embargo, como en  todo dicho, hay excepciones. En este caso, uno lamentable e indignante. Una niña de 18 meses fue torturada por su madre, quien le inyectaba lejía en el cuerpo.

El caso ocurrió en Estambul, Turquía. La niña tenía solo 18 meses. Su madre, identificada como Ezgi Korucu confesó en el interrogatorio policial que no quería a su hija y que ese fue el motivo por el que la quiso matar, inoculándole lejía con una jeringa.

Fue la misma madre quien lo confesó después de que la niña fuera hospitalizada. Las lesiones sufridas por la bebé llevaron a los médicos a presentar una denuncia, según la prensa turca. Así comenzó la investigación que llevó a la policía a detener a la madre.

brenna

Mujer de 51 años trajo al mundo a su propia nieta

Leer más

Ezgi Korucu aseguró que con esto buscaba castigar a la menor, toda ver que su nacimiento, indicó la madre, la convirtió en víctima de un sufrimiento atroz.

No obstante, la inyección de lejía fue una de las varias torturas que las mujer le hizo a la pequeña. De acuerdo a la prensa turca, la madre le hizo cortes de navaja en su cabeza, piernas, brazos, pecho e incluso párpados.

Además de lejía, aseguró durante el interrogatorio policial que también le inyectó jabón líquido.

Deporte-cannabis

¡’Salvados’ por el cannabis medicinal!

Leer más

"Esto empezó cuando mi hija tenía un mes", confesó la madre. En tanto su defensa legal se basa en que la madre padece de una evidente alteración mental, producto de la violencia que la propia mujer recibió de su pareja.

Su abogado agregó que era una manera que Ezgi Korucu buscó para ir a prisión y así salir de la casa donde era maltratada por el hombre. En tanto, la bebé se quedó  a cuidado de su tía.