Exclusivo
Actualidad

Una mujer que fue atacada con un machete recobra la conciencia y pide hablar por teléfono con sus hijos

El intento de femicidio ocurrió en Manabí. Lo primero que hizo la víctima al salir de terapia intensiva fue pedir hablar con sus hijos

Una tía política cuida a los tres hijos de la mujer que fue atacada con un machete.
Una tía política cuida a los tres hijos de la mujer que fue atacada con un machete.Gerardo Menoscal

Pasaron diez días para que Karina, Tatiana y José volvieran a escuchar la voz de su progenitora. Desde el pasado 3 de julio, luego de haber sido atacada con un machete, presuntamente por su expareja, ‘Roxana' (nombre protegido) permanece hospitalizada.

Finalmente, la tarde del lunes 13 de julio, la manabita, de 30 años, pudo comunicarse mediante una llamada telefónica con sus tres hijos de 13, 10 y 7 años. Lo hizo desde una habitación del hospital Verdi Cevallos Balda, de Portoviejo.

Cada palabra que Roxana pronunciaba dibujaba una sonrisa en el rostro de los niños, cuenta su tía Raquel.

Desde el sábado 4 de julio los niños se encuentran en Guayaquil, en casa de parientes de la afectada.

Quería separarse de su agresor

La mujer fue agredida cuando pretendía ir con un hermano a realizar trámites para separarse legalmente de su expareja, con quien, según sus familiares, se había separado en varias ocasiones. El hecho ocurrió en el sector Las Palmitas, en el cantón 24 de Mayo, en Manabí.

“No era la primera vez que agredía a mi cuñada. Incluso lo hacía delante de sus hijos, sin importarle que ellos vieran los maltratos. A los niños también los insultaba. Ella estaba cansada del calvario en que se había convertido su vida y por eso decidió separarse, esta vez definitivamente”, manifestó la allegada.

Roxana y William, su presunto agresor, tenían 15 años de relación sentimental. Fruto de esta unión procrearon tres hijos, la segunda de los niños padece 76 % de discapacidad intelectual.

Roxana aún permanece internada en el hospital Verdi Cevallos, de Portoviejo.
Roxana aún permanece internada en el hospital Verdi Cevallos, de Portoviejo.CORTESÍA.

“Cuido de los sobrinos de mi esposo porque en Manabí no hay quién los atienda. Los padres de Roxana son personas mayores, días antes de que ella fuera agredida a su papá le dio un derrame cerebral. Para mí es difícil porque la segunda de las niñas requiere de cuidados especiales por su problema de salud”, señaló Raquel.

El sospechoso de la tentativa de femicidio fue detenido la madrugada del pasado jueves, en el sitio Andresillo, parroquia Noboa, del cantón 24 de Mayo.

Una de las hijas requiere de pañales

Raquel y el tío de los menores de edad se ganaban el sustento diario vendiendo golosinas en los exteriores de una unidad educativa cercana a su casa, en el noroeste de Guayaquil. Como consecuencia de la pandemia, los estudiantes no están yendo a los planteles y ellos no pueden trabajar.

La pareja se las ingenia y sale a vender a la calle para poder obtener el dinero que cubra los gastos de alimentación. Con la llegada de los niños su situación económica se ha hecho más caótica, sobre todo porque la niña que padece discapacidad necesita pañales.

TE RECOMENDAMOS