El Municipio de Quito retoma Plan de Agua Potable

Exclusivo
Actualidad

El Municipio de Quito retoma Plan de Agua Potable

En la capital ecuatoriana todavía existe un 2 % de barrios que no tienen el recurso vital, la mayoría por falta de regularización

(7390128#585c91aaa3353389d1b00fc627ddadb1)
En barrios como Bellavista, en Calderón, aún utilizan agua de tanquero.ANGELO CHAMBA

En los extremos norte y sur de Quito, el suministro de agua tiene limitaciones. A algunos barrios ni llega. Y eso representa el 2 % de la población quiteña.

El Municipio de Quito informó sobre la reactivación del Plan de agua potable y alcantarillado luego de retomar el financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo para la Promoción del Desarrollo (Fonprode).

Según Othón Zevallos, gerente general de la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado (Epmaps), luego de que el programa estuviera paralizado por varios meses, el proceso de licitación del proyecto Línea Paluguillo - Puembo - Calderón se publicará el 5 y 6 de diciembre. Esto beneficiará a los barrios de Calderón y San Antonio de Pichincha, en el norte.

“Son zonas de crecimiento demográfico importante y ha habido limitaciones en el servicio”, reconoció.

Pero ese solo es el primero de 11 proyectos que contempla el plan. Se realizará la ampliación de la Planta de Bellavista, que pasaría de procesar de 3.000 a 4.500 litros por segundo. También se ejecutará el mantenimiento de las unidades operativas que han funcionado ininterrumpidamente desde hace 30 años.

(7390030#a04d1ffe01ea1ca8da7338b386e48f1b)
Autoridades municipales anunciaron la reactivación del plan.CORTESIA

Asimismo, se contempla la ampliación de la planta El Troje, que pasaría de procesar de 750 a 1.500 litros por segundo, el doble de su capacidad actual. Esto beneficiaría, en cambio, a los barrios del sur de la capital, que también tienen necesidad de agua potable.

Sin embargo, el funcionario aclaró que el 2 % de habitantes que no cuenta con este servicio es parte de los sectores no regularizados. “Son zonas ocupadas hace pocos años. Según la norma, no se puede dotar de servicios”, aclaró.

El plan en total costará 221 millones de dólares y será ejecutado en seis años, por lo que algunos aún deberán esperar.