Exclusivo
Actualidad

Pesebres excéntricos en San Francisco

En el convento, ubicado en el centro de Quito, están expuestos más de 60 nacimientos, cuyas formas y colores marcan la diferencia.

Pesebres museo San Francisco

La creatividad y el ingenio de los artesanos se vieron reflejados en los más de 60 pesebres expuestos en el convento de San Francisco, en el Centro Histórico de Quito. Algunos fueron hechos de madera, espuma flex y otros, incluso, con cera de abeja y cabuya.

Sara Espín, guía de turismo del lugar, llevó a EXTRA por el pasillo principal del museo franciscano donde los nacimientos llenan de colores aquel espacio religioso. Esta es la décima edición que se realiza la exposición, cuya tradición se retomó hace once años por parte del padre Walter Verdezoto.

El grupo Amigos del Belén, creado por el sacerdote, se encargaron de la confección de cada una de estas obras de arte, en las que se plasman con muchísimo detalle a los personajes como María, José, el niño Jesús, los reyes magos, la vaca y el burro.

Además, a lo largo de la exposición se han representado tres fachadas importantes: la de San Francisco, la de la Catedral y la de la iglesia de Guápulo, las cuales han sido adaptadas para acoger el nacimiento de Jesús en esta Navidad, una época de alegría y reflexión.

Una parte de los ingresos (el valor de las entradas) va a ser destinado para ayudar a la reconstrucción de un jardín del convento San Francisco, que es muy importantes, ya que fue uno de los primeros cementerios que tuvo Quito, en 1535.

Además, porque allí se encuentra la primera pila bautismal de la capital. Ahí les bautizaban a los indígenas, y se presume que allí fue bautizado uno de los hijos de Atahualpa, Francisco Atabalipa. Sin embargo, ese espacio aún no está abierto al público.

“Lo que queremos mostrar es la dedicación que la gente pone para estos pesebres, que no es la típica figura que siempre la vamos a encontrar, sino que queremos mostrar cómo la gente se esmeró, los detalles, el arte...”, dijo Espín.