Exclusivo
Actualidad

Muerte de Juan Bermeo, entre la negligencia y la deficiencia investigativa

Nueve meses que la viuda y familia se preguntan ¿Quién? ¿Por qué? Si nada le robaron.

Familiares de Juan Bermeo sostienen una fotografía del occiso.
Familiares de Juan Bermeo sostienen una fotografía del occiso.Jaime Marín

Son más de nueve meses que Johanna Rodas (26 años), no duerme tranquila. Los sobresaltos entre el abrir y cerrar los ojos la consumen. Busca respuestas a, ¿Quién y por qué? Asesinaron a s u esposo, Juan Bermeo (28 años). “Nada le robaron” dice la joven viuda, mientras se aferra al calor de sus pequeños hijos, Juan (6 años) y Gabriel (once meses).

Son sus hijos los que nutren a Johanna del valor a resistir el drama, dolor, angustia y desesperación, en su trajín, casi diario, hacia la Fiscalía para exigir celeridad en la investigación. Juan, fue asesinado el 6 de diciembre del 2020. Él hacía deporte como todos los días, y desde esa fecha las averiguaciones solo han llegado a determinar que una herida en el pecho, propinada por un desconocido, dejó a Juan en el piso agonizando por una hora siete minutos. 
En esta calle agonizó Juan durante más de una hora.
En esta calle agonizó Juan durante más de una hora.Jaime Marín

Los agentes policiales que llegaron al auxilio, se limitaron a mirar como terminaba la existencia de Juan. Los policías tardaron en coordinar el auxilio con los organismos de socorro, hasta que finalmente murió, anota la fémina. “Que hay un video particular donde se aprecia a un hombre ser el autor de la agresión. Ese material visual ha sido enviado a Colombia para su análisis de reconocimiento facial, con el objeto de identificar al asesino”, dijo la viuda.

Es solo eso lo que se ha logrado durante las averiguaciones, existiendo al momento un cambio del personal policial para la continuación de las pesquisas, agregó Johanna Rodas, no sin antes exclamar que no permitirá ni dejará que el asesinato de su esposo, quede en la impunidad.

Familiares y amigos hacen plantones para exigir justicia para Juan.
Familiares y amigos hacen plantones para exigir justicia para Juan.Jaime Marín

El Caso, para el abogado de la familia Bermeo, Miguel Arias, está ´manchado´ de negligencia y deficiencias en la justicia. Negligencia de protocolo y procedimiento de los agentes policiales que no habrían coordinado con los organismos de socorro la asistencia urgente a la víctima.

Bien pudo haberse salvado esa vida, anota Arias. A ello se suma la falta de equipo tecnológico para “reconocimiento facial mediante videos”, que en otros países si existe, menos en Ecuador, anota el abogado, tras puntualizar que son dos elementos que llevan a plantear un proceso contra el Estado. Es una falta de cuidado y aplicación en lo que debían y deben hacer como funcionarios públicos, concluyó el jurisconsulto.

Es un drama ´nacido´ el 6 de diciembre del 2020, fecha que nunca se borrará de su memoria, dice Johanna, mientras repasa que Juan (su esposo), salió como de costumbre a trotar por las inmediaciones al parque de Miraflores, norte de Cuenca, a 2 kilómetros y medio de su hogar. Pero jamás regresó, le quitaron la vida en las calles Camino a Miraflores y Calle de la Tonadas, sin conocerse aún ¿por qué?, ¿quién lo hizo?

“Duro, muy duro, pido fuerza al Creador y conciencia a las autoridades para que su muerte no quede en la impunidad”, sostuvo Johanna Rodas.