Exclusivo
Actualidad

Papá le dijo adiós a sus dos angelitos

Sobreviviente de accidente narró su dolor. Mientras las niñas se velaban en Vinces, en Quevedo seguían en la búsqueda de su mamá

niñas
Los restos de las menores se velaron en la sede de la Asociación de Comerciantes Minoristas de Quevedo..TOF

Jimmy Calderón Vergara se despidió el jueves 18 de marzo de sus dos angelitos. Pero el hombre, de 34 años, quien fue el único sobreviviente del accidente que se registró la madrugada del miércoles 17, en el anillo vial del cantón Quevedo, aún está entristecido y no tiene paz.

Esto, debido a que su esposa Isabel Barzola, de 25 años, sigue desaparecida en el afluente donde también fallecieron sus hijas Ashley, de 3 años, y Scarleth, de 1, cuando el vehículo en el que viajaban se salió de la vía y cayó al río.

Después de la tragedia solo se rescató los cuerpos de las niñas, quienes fueron trasladadas al cantón Vinces y pasadas las 21:00 inició su velatorio en la sede de la Asociación de Comerciantes Minoristas del mismo cantón.

En ese salón que tiene capacidad para unas 50 personas, solo había 10 y todos eran familiares de Jimmy. Los deudos de Isabel se encontraban en Quevedo, esperando noticias sobre el paradero de su cuerpo.

Según Gina Veas Vergara, hermana de Jimmy, la noche del accidente, los Calderón Barzola salieron rumbo a Esmeraldas. El deseo de su hermano era sorprender a su hija, de 15 años, y presentarle a sus dos hermanas.

Según narró Calderón, el viaje lo planificó de un momento a otro y para ello le prestó el vehículo a su compadre. “Ese tramo estaba demasiado oscuro y lo peor es que no había ninguna señal o letrero que indicara que ahí termina la vía”, contó.

Agregó que cuando se dio cuenta pisó el freno sin descanso, pero el carro ‘voló’ directo al río. “Por un instante pensé también en quedarme sentado e irme con ellas, pero reaccioné y salí con las últimas”, narró el sobreviviente. Y fue gracias a sus gritos que los moradores lograron sacarlo. No así a sus hijas que fueron rescatadas sin vida al otro día, mientras que su esposa aún no aparece. (TOF)