Exclusivo
Actualidad

¡Pensó que la cámara estaba apagada!

Asambleísta Manuel Ocha se rascó las axilas y olió sus dedos en plena reunión de la Asamblea. Explicó que no recordaba si se había puesto desodorante

Manuel Ochoa
Manuel Ochoa es asambleísta por Santo Domingo de los Tsáchilas.Asamblea Nacional

“Todos lo hacemos”, se defendió Manuel Ochoa, asambleísta por Santo Domingo de los Tsáchilas, ante las críticas que recibió por rascarse las axilas y luego olerse los dedos, en plena reunión virtual, a través de la plataforma Zoom, con sus compañeros de la Asamblea Nacional.

La grabación se hizo viral. “Me han dado palo... Por 30 segundos me crucifican”, comentó Ochoa, quien se definió como un hombre “auténtico, sin poses y de pueblo”. También aceptó que fue un error no hacerlo en privado y pidió disculpas públicas en reiteradas ocasiones.

RELACIONADAS

Explicó que, la mañana del pasado viernes, durante la reunión virtual en la que trataban reformas a la Ley de Deportes, pensó que su cámara estaba apagada y que nadie lo estaba viendo.

Relató que ese día amaneció con un fuerte dolor de espalda y que le habían aplicado una inyección. Además, tenía fiebre y que, para combatirla, se bañó. “Me dieron descanso, pero a mí no me gusta faltar al Pleno. Soy de los que menos falta”, acotó. Fue entonces, frente a su ‘compu’, que le entró la duda de si se había puesto o no desodorante y eso lo llevó olerse los sobacos. “Un error lo tiene cualquiera, no lo hice para faltarle el respeto a nadie”, recalcó.

Para Miguel Ángel Moreta, exasambleísta de Santo Domingo de los Tsáchilas, el accionar del legislador es “un grotesco acto de mala educación, de muy mal gusto para un asambleísta que deja mucho que desear. Deshonra la confianza de la gente que lo eligió”.

Con él concuerda el político local Lizardo Suárez, quien lo acusó de falta de preparación y compostura. Indicó que en estas situaciones se necesita estar capacitado para adaptarse a las nuevas tecnologías.

“Ese tipo de cosas nos deja mal parados a los políticos y al país porque el video se comparte. Lo toman como chiste, pero en lo turístico nos dejan mal parados, el Ecuador se ríe de él y de nosotros porque nos representa”, enfatizó.

Sin embargo, Ochoa también dijo que así como recibió críticas hubo quienes lo llamaron para darle un mensaje de apoyo.

En privado

Para el psicólogo Octavio Huerta, olerse las axilas frente a otras personas se convierte en un acto que puede generar repulsión y perturbar a los demás, rompiendo la normas de respeto y educación preestablecidas. Detalló que este es un acto que debe hacerse en privacidad y no en escenarios públicos, pues no tiene por qué ser compartido con otros.

Mencionó que el asambleísta posiblemente se dejó llevar y no tuvo prudencia, pues no pudo controlar y manejar mejor sus emociones. El que haya reconocido su error y pedido disculpas está bien, sostuvo. “Que se retracte y rectifique muestra el respeto que no mostró en primera instancia”, puntualizó. 

TE RECOMENDAMOS