Exclusivo
Actualidad

El pie fue la pista para dar con el cadáver de Rosario Cola, en Alóag

La mujer se extravió hace más de dos meses y su cuerpo estuvo a solo un kilómetro de su casa. Se presume que se ahorcó con su misma chompa, ya que la hallaron suspendida parcialmente dentro de una zanja.

La familia de Rosario llegó al terreno donde se hallaron sus restos.
La familia de Rosario llegó al terreno donde se hallaron sus restos.Fotos: René Fraga / EXTRA - cortesía

Miguel Cola agradeció a Dios porque pudo encontrar a su hermana Rosario, pero lamentaba que no fue como él esperaba. La mujer, de 38 años, estaba colgada dentro de una zanja en un terreno militar en el barrio Aychapicho, en Alóag, Mejía.

Durante dos meses y siete días, Miguel y su familia la buscaron luego de que ella saliera de su casa. Todas las mañanas se reunían para recorrer el cantón e incluso fueron a otras provincias con la esperanza de hallarla con vida.

Sin embargo, todo se esfumó la tarde del sábado cuando una perrita encontró un pie en descomposición. Los parientes de Rosario se aferraron a esa pista porque estaban seguros de que era de su familiar.

Así iniciaron una nueva búsqueda desde las 08:00 del domingo y caminaron por el bosque, donde estaba la extremidad. “Llegó la hora del almuerzo y estábamos perdiendo la esperanza”, relató Miguel, porque no encontraban nada.

Los agentes de Criminalística y Dinased se organizaron para extraer el cadáver de la mujer, de 38 años.
Los agentes de Criminalística y Dinased se organizaron para extraer el cadáver de la mujer, de 38 años.Fotos: René Fraga / EXTRA - cortesía

Algunos se fueron a comer, pero otros esperaron, entre ellos María Caiza, la madre de Rosario, quien vio correr a una perrita. Las personas que la acompañaban le dijeron que esa mascota fue la que halló el pie.

Así opina:

"​La identificamos por la ropa que llevaba cuando salió de la casa... Al menos podremos llevarle flores a la tumba”.

Eran las 15:30 cuando María se levantó y fue tras el animalito, que la guio hasta la zanja, a un costado de la carretera de Aychapicho. La perrita entró por los matorrales y en ese instante apareció el cuerpo.

María gritó a los demás, que fueron a ver lo que sucedía. “La identificamos por la ropa que llevaba cuando salió de la casa”, explicaron los familiares.

Esta es la perrita que encontró el pie y luego guio a la madre de la fallecida al punto donde estaba el cadáver.
Esta es la perrita que encontró el pie y luego guio a la madre de la fallecida al punto donde estaba el cadáver.Fotos: René Fraga / EXTRA - cortesía

Sería un suicidio

Miguel quiso lanzarse a abrazar a su hermana, pero los demás no lo dejaron. Enseguida llamaron a la policía, que cercó la escena a su llegada.

“Al menos podremos llevarle flores a mi hermanita a la tumba”, dijo el hombre intentando consolarse, mientras los agentes se preparaban para extraer el cadáver.

Fue necesario avisar a los bomberos para sacar el cuerpo, que aparentemente estuvo allí desde que Rosario desapareció.

A simple vista, los restos no tenían huellas de violencia. Según Miguel, su hermana se ahorcó con una de las mangas de una chompa negra. El otro extremo estaba atado a una mata de chilca, haciendo que sus rodillas rozaran el suelo.

Por eso, la policía presume que se trataría de un suicidio. Miguel explicó que su ñaña se encontraba deprimida porque estaba enferma luego de dar a luz a su único hijo.

“Ahora vamos a velarla en la casa y después la sepultaremos en Alóag”, finalizó el pariente, que fue a la morgue de Quito para retirar a Rosario. 

TE RECOMENDAMOS