Samborondón: 'Tricimotero' salió de recorrido y como pago recibió bala

Exclusivo
Actualidad

Samborondón: 'Tricimotero' salió de recorrido y como pago recibió bala

Sus deudos presumen que lo mataron al robarle sus pertenencias, pues aseguran que la joven víctima no tenía líos con nadie

trasnportista
Una fotografía de Jacinto Soto en vida. Su familia cree que lo mataron por robarle.cortesía

Como Jacinto Raúl Soto Jordán, fue identificado el joven acribillado en el recinto La Sequita, de la vía Salitre-Samborondón, en Guayas.  Agentes de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased), de la Policía, hicieron el levantamiento del cadáver en la madrugada del 24 de enero. 

Horas después,  sus familiares lo reconocieron en la morgue. La víctima residía en la cabecera cantonal de Samborondón y se ganaba la vida como conductor de tricimotos.

De 25 años, Soto Jordán fue encontrado en una zona rural, a pocos metros de la tricimoto color negra de placa IO-743D. Sus allegados sospechan que habría sido contratado para hacer una carrera y que al retornar a Samborondón lo asesinaron.

Hasta la mañana del 26 de enero, la Policía y la Fiscalía realizaban las pericias para dar con las motivaciones y responsables de este crimen, aunque los deudos creen que la causa pudo ser el robo,  ya que Soto  "no tenía enemigos y era un joven muy trabajador".

Elsa Jordán acudió a reconocer el cadáver de su hijo, y luego de confirmar qué era él, se abrazó fuertemente a sus parientes. Trataba de encontrar un consuelo ante la inesperada partida de su muchacho. Mientras tanto, los amigos y compañeros de la víctima pedían justicia y castigo a los asesinos.

El fiscal Reinaldo Cevallos se hallaba hasta el miércoles tomando versiones de moradores del lugar donde laboraba Soto, para conseguir pistas de los implicados en esta muerte violenta.

Mientras tanto, la ciudadanía manifiesta su indignación por este homicidio y la ola de inseguridad reinante en el país.

“Salimos a trabajar y no sabemos, si llegamos a casa”, expresó Rosendo Alarcón, un comerciante de frutas de Samborondón.