Exclusivo
Actualidad

Universitaria fue encontrada muerta en Salinas

A las 17h30 de hoy domingo 8 de octubre, los gritos desgarradores de dos chicas alarmaron a los habitantes del sector de San Lorenzo en el balneario de Salinas.

Imagen descarga (7)
Vecinos de la joven.Joffre Lino

A las 17h30 del domingo 8 de octubre, los gritos desgarradores de dos chicas alarmaron a los habitantes del sector de San Lorenzo en el balneario de Salinas.

Las jóvenes corrían despavoridas de un lado a otro y con palabras entrecortadas por su llanto, pedían que se llame de manera urgente a la policía.

¡Mi amiga está muerta!, ¡No puede ser!, eso fue lo que escuchó, Luis Panimboza, un nativo del lugar quien de inmediato alertó del suceso a las autoridades.

Cerca del sitio se encuentra ubicado la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) y es por ello que los agentes no demoraron en llegar.

“La fallecida está en su departamento” dijo una de las testigos a los uniformados que cerraron el área para evitar la avalancha de los curiosos.

El cabo de la policía judicial, Juan Morales, reveló el nombre de la ahora occisa “se trata de la ciudadana Diana Alejandra Andrade, de 22 años, estudiante universitaria, ella es de Quito y al aparecer vivía sola en el inmueble”, expresó.

Se conoció que el cuerpo sin vida de la joven tendría aproximadamente 48 horas, hecho que coincide con la versión de sus vecinos quienes señalaron que la vieron el jueves en la noche cuando salió a comer a un restaurante.

De acuerdo a las primeras investigaciones el cadáver no tendría huellas de maltrato físico y estaba boca abajo en la cama de su dormitorio.

Las dos jóvenes que la encontraron habían acudido a visitarla porque casi a diario conversaba con ellas y desde hace dos días Diana Alejandra no contestaba su teléfono celular, preocupadas por aquello decidieron ir a verla y se encontraron con la macabra escena.

“Era una chica muy reservada, sabíamos que ella estudiaba en la universidad estatal y trabajaba en una empresa”, dijo otro de los presentes.

El cuerpo fue llevado hasta el anfiteatro municipal de Santa Elena para la necropsia de ley y establecer las verdaderas causas de la muerte.