Exclusivo
Gastronomía

¡Cocina y ‘jamea’ sin desperdiciar ingredientes!

En el mes de la Tierra decide reducir los desechos que generas al preparar tus sagrados alimentos. Sácale todo el jugo a cada ingrediente que usas

comida
Con arroz blanco puedes hacer un buen arroz con pollo o con recortes de embutidos.Pixabay

De ley haz empleado los huesitos del pescado para darle sabor a los caldos o arroces y su carne fijo fue a un delicioso ceviche, apanado, la lista es infinita… Sin embargo, es muy común que la piel de ellos termine en la basura, pues no saben qué hacer con ella. Pero… ¿sabías que unos deliciosos y crujientes chicharrones te pueden salir de la piel del pescado? Solo tienes que quitarle las escamas, freír y ya.

Si usamos la tendencia de reutilizar ropa o darle una segunda oportunidad a un elemento decorativo. Por ejemplo un vestido puede terminar siendo una falda, o una base de máquina de coser puede reemplazar la parte inferior de una mesa en mal estado.

Si se hace eso en la decoración y con el diseño de ropa… ¿por qué no aplicarlo a la gastronomía? Se disminuiría la cantidad de basura que generamos.

Si aplicas esta tendencia gastronómica, lo puedes hacer tanto con ingredientes vegetales como animales y aprovechar todo su valor nutricional.

‘Sacarle el jugo’ a todo lo que es comida es un hábito antiguo de ‘pipol’ consciente que no contaba con los recursos a la mano. Por eso no botaban nada. En la actualidad nosotros tenemos supermercados, tiendas, entre otros proveedores y hasta la ‘jama’ nos la llevan a la ‘caleta’.

RELACIONADAS

Palmiro Ocampo, chef y catedrático peruano, creador de la organización social Ccori (tesoro en quechua, institución que enseña la cocina óptima en zonas populares) explica que nuestras antiguas civilizaciones aplicaban métodos de conservación como el uso de la sal en los cuartos para extraer la humedad de los productos sin que estos se dañen.

Pero eso no es todo, también se pueden usar estos productos como recipientes. ¿Cuáles? El coco, el erizo de mar, entre otros, depende de tu creatividad.

Poner en práctica esta tendencia no solo ayuda al medio ambiente con la reducción de los desperdicios, de igual manera beneficia al bolsillo, pues te vuelves un ‘pro’ con los recursos y los utilizas bien.

El proceso de fermentación es una buena alternativa, pero tienes que ser paciente, este no se da de la noche a la mañana. Por ejemplo, fermentar una col toma unos 21 días, aproximadamente.

Es usual que se boten los tallos, las raíces, las cáscaras, pero estas se pueden fermentar en agua, sal y vegetales, para que ‘aguanten’ un poco más. “La fermentación cambia sabores, olores y texturas, y con ella se pueden hacer productos para beneficiar a las bacterias que protegen la mucosa intestinal y así tener una mejor salud digestiva y fortalecer el sistema inmunológico”, dice Catalina Vallejo, creadora The Greenest Me, comida fermentada.

RELACIONADAS

¿Se puede reutilizar alimentos cocinados?

¡Claro que sí! Es más ya lo has hecho en algún momento de tu vida. A lo mejor te sobró arroz blanco y lo transformaste en un rico arroz con pollo u otro de recortes de embutidos. Es muy probable que alguna vez usaste el resto de fideos cocinados en una tortilla y ese platillo le encantó a tu 'bendiciones', pues le 'mató' el hambre.

papaya
Las pepas de esta fruta pueden convertirse en condimento. También es desparasitante.Pixabay

Ideas ‘pepas’

¿Se te acabaron las opciones? Ocampo nos compartió varios secretos que te pueden servir.

Con las semillas de papaya puedes hacer un condimento. ¿Qué debes de hacer? Solo secarlas al sol, a menos de 40 grados, después muélelas. Ese polvo negro huele y sabe a wasabi (el picante que se usa en el sushi). Este producto natural sirve como desparasitante.

Otro ingrediente que se puede usar son las cáscaras de guineo. Estas pueden ir tanto en platos dulces, como de sal. ¿Qué debes hacer? Córtalas chiquitas, déjalas en agua (temperatura ambiente) por media hora, después cambia el líquido y cocínalas en azúcar o friélas. Confitadas vienen bien para la preparación de un cake y fritas puedes emplearla como pan en las ensaladas (trocitos). Su corteza tiene magnesio y zinc.

RELACIONADAS

Otra alternativa es preparar chimichurri con los tallos de la zanahoria. Pícalos finamente, ponle ajo picado, vinagre, orégano, aceite de oliva y sal.