Exclusivo
Buena Vida

¡Tranquilos, comer en exceso no siempre es tan malo!

Salimos de una temporada festiva, y sentirse lleno es normal, por ende afectó tu sistema digestivo. Ahora, ¡libérate del exceso!

pizza
Es hora de que empieces a tomar conciencia.pixabay

En estos días es común escuchar que luego de las reuniones, comidas, chocolates y más,  que has tenido en diciembre,  vas a engordar ¡Tranquilos! Realmente no te sucederá nada por unos cuantos días de excesos; obviamente, siempre y cuando hayas priorizado tu dieta con alimentos que nutren tu cuerpo, com:  granos, legumbres, frutas, vegetales, carbohidratos integrales, entre otros.

Así lo asegura la nutricionista Andrea Calle, quien precisa que en nuestro cuerpo existe un balance calórico y este se constituye de acuerdo con la alimentación que hemos tenido, "y no se consideran únicamente los últimos días de ingesta. Es por esta razón que solo repercutirá en nuestro peso”.

El cuerpo humano desarrolla conductas compensatorias para mantener el peso. En la balanza puedes notar un aumento de libras, algo que muchas veces se debe a cambios de fluidos corporales, pero se vuelven a estabilizar cuando retomas tu alimentación habitual.

  • Dos opciones de licuados desintoxicantes
​- Opción 1
1 manzana verde
1 taza de espinacas
2 tallos de apio
½ pepino
1 cucharada de chía

​- Opción 2
1 taza de frutillas
1/2 taza de espinacas
1 taza de leche de almendras
1 cucharada de espirulina
1 cucharada de chía

Importante: beber agua

- Ayuda a la digestión y evita el estreñimiento. Cuando bebes suficiente agua aumenta la tasa de metabolismo; en otras palabras, los alimentos que consumes se descomponen de manera rápida, lo que a su vez repercute en la prevención de enfermedades y en una mejor calidad de vida.

La experta

“Se recomienda desintoxicar el organismo mediante el consumo de alimentos altos en antioxidantes, que van a ayudar a proteger las células contra todos los radicales libres y también a depurar el cuerpo de una forma natural, siempre y cuando le brindes calidad de alimentos; es decir, conservar una dieta sin comida procesada, empaquetados, azucarados ni grasas saturadas. A esto le deberías sumar una dosis de actividad física para incentivar la preservación de la masa muscular y con ello lograr mayor combustión de grasa y activación del metabolismo”. Andrea Calle, nutricionista