Cristina Rodas: La actriz que comparte sus días entre el teatro y 14 perros

Exclusivo
Buena Vida

Cristina Rodas: La actriz que comparte sus días entre el teatro y 14 perros

Además de las tablas, la quiteña es apasionada de los canes. Tiene rescatados, regalados y comprados. También alimenta a varios de la calle

cristina
La actriz admite que antes solía comprar perros, actualmente ya no lo hace.Karina Defas

La actuación es como el aire para Cristina Rodas. Estar sobre las tablas de un teatro frente al público es lo que ama. Pero hay algo más que apasiona a esta artista quiteña y son los perros. Su amor desmedido por los canes viene desde la infancia. Los recuerdos la transportan a la época en que cargaba entre sus brazos a la mascota que había en su hogar.

No tenían espacio para albergar a muchos, sin embargo, siempre había uno con el que jugaba. Actualmente, puede darse el lujo de tener los perros que desea. De hecho, vive con 14 de ellos, entre regalados, comprados y rescatados.

"Vivimos en un espacio muy grande, como en el campo y me puedo dar el lujo de tenerlos, aunque uno de los contras es precisamente no poder jugar con ellos como quisiera. Los más chiquitos que viven dentro de la casa pasan todo el tiempo conmigo, pero con los más grandes hay personas que me ayudan chequeando su alimentación. Igual yo estoy pendiente de todos y siempre hay un momento para disfrutarlos", asegura la actriz, quien comparte su tiempo entre atender a su familia, su trabajo y sus mascotas.

Dentro de la jauría están sus consentidos, los que duermen con ella, un maltés y una yorkie. Aunque hay temporadas en que suelen entrar hasta 5. Su esposo ya tolera la situación.

Su hogar está ubicado a 15 minutos de Quito, en el valle de Nayón, lo que permite que sus canes tengan todo el espacio para jugar, correr y ser felices. "Hay personas pendientes de su cuidado y alimentación. Desde hace años me planteé no comprar perros, antes sí lo hacía, pero actualmente no, aunque me quedan un par de ellos. Entre mis mascotas tengo dos pastores alemanes hermosos que me los regalaron, otros tres también regalados que son mezcladitos y están los adoptados. En realidad todos son bienvenidos", señala Cristina.

Aunque siempre promete que nunca más incluirá otro can en su familia, jamás logra cumplir su promesa. "Trato de que en verdad ya no sean más, porque uno debe atender a los que tiene, darles cariño y calidad de vida, aparte de eso es costosísimo mantenerlos".

La actriz no quiso dar una cifra del gasto mensual que debe desembolsar para la alimentación y salud de los perros, de los cuales 8 son hembras y 6 machos. Todos están estirilizados. Aparte de sus canes, también alimenta a los perros que deambulan por la zona.

Disfruta de su compañía y viéndolos crecer, pero también lamenta la pérdida de algunos, por lo avanzado de su edad. Una de las mascotas que más recuerda es a Bruno, un gran danés arlequín, que nació en su hogar. Era albino y sordo. Gracias a un instructor que lo adiestró por medio de señas, Bruno se convirtió en el perro más seguro e inteligente de todos. Años después murió debido a tumoraciones que salieron en su piel como consecuencia de la falta de pigmentación.