Exclusivo
Buena Vida

Aprende a manejar el estrés en Navidad

Lo primordial es bajar las revoluciones y enfocarse en lo estrictamente necesario para así evitar que la presión de la época festiva nos agobie.

Imagen Imagen 1
Referencial. Lo primordial es bajar las revoluciones y enfocarse en lo estrictamente necesario para así evitar que la presión de la época festiva nos agobie.

Cuando llega la época navideña se incrementan las compras, los compromisos sociales, las expectativas no cumplidas, el caos vehicular, el aumento de deudas, lo que genera estrés en la mayoría de personas.

Según la psicóloga clínica Cassandra Hidalgo, en esta fecha nos vemos sometidos a más exigencias y presiones a las que tarde o temprano no somos capaces de dar respuesta.

“Si no logramos manejar el estrés de forma adecuada se manifestará a través de una serie de trastornos físicos y psicológicos. Por ejemplo, a nivel fisiológico puede provocar cefaleas (dolores de cabeza), trastornos cardiovasculares, respiratorios, gastrointestinales, dermatológicos, musculares y sexuales”, advirtió la experta, quien además es consultora de Salud Mental en el ámbito laboral, familiar, educativo e individual.

A nivel psicológico, se pueden observar alteraciones como miedos, depresión y cambios del sueño. Todo esto puede ir acompañado por trastornos cognitivos, como incapacidad para la toma de decisiones, dificultad para concentrarse, olvidos frecuentes e irritabilidad.

Factores de estrés

. Hay que definir el estrés de las fechas festivas. ¿Cómo lo sientes? ¿Tienes la sensación de que varía durante las fiestas? Distintas personas perciben el estrés de formas diferentes. ¿Cómo sabes el momento en que estás bajo estrés?

· Planifica lo que tienes que hacer, de tal forma que logres aprovechar mejor los ratos libres que puedas tener.

· Prioriza, distingue entre lo que depende de ti y lo que no.

· Aprende a decir no. No tienes por qué acudir a todos los eventos, ni a todas las reuniones familiares.

· Dedícale tiempo al descanso y reserva espacios propios, concédete un ‘break’, un tiempo de relajación. Duerme lo suficiente.

· Calcula un presupuesto realista y ajústate a él. No te dejes convencer por las ofertas.

· En la organización de comidas o eventos es conveniente implicar a los niños, familiares, amigos... en las tareas de organización y ejecución. Simplifica los menús o compra por encargo.

· En las reuniones familiares, evita temas comprometidos o que generen discusión.

Escoje y cambia un comportamiento a la vez

Los comportamientos no saludables se desarrollan a lo largo del tiempo. El reemplazarlos por acciones más saludables requiere de tiempo. Comienza de a poco y enfócate en cambiar solo un comportamiento. Si te sientes agobiado por el estrés, considera buscar ayuda profesional.

Los psicólogos están especialmente formados para entender la conexión entre la mente y el cuerpo. Pueden brindarte estrategias para ayudarte a manejarlo y a cambiar esos comportamientos no saludables y a solucionar problemas emocionales.

Síntomas

Cuando pensamos en los gastos navideños, la reunión de Año Nuevo, la decoración de la casa, preparar la cena, entre otras cosas, además de los gastos habituales de cada mes, nuestro cuerpo empieza a tener diferentes respuestas. Principalmente nos empieza a dar señales de que el estrés está apoderándose de nuestro cuerpo. ¿Cómo ocurre esto? Aquí los síntomas.

-Se respira más rápido, pero de forma menos profunda.

-La tensión muscular aumenta, especialmente en los hombros, nuca y espalda.

-La sangre empieza a coagularse más de prisa.

-El corazón empieza a latir más rápido y aumenta la presión sanguínea.

Si toda esa energía negativa que se está reteniendo no sale de alguna manera, comenzará a percibir molestias físicas diversas, es decir, se manifiesta físicamente a través de espasmos, tics y sobre todo, enfermedades.

Por lo tanto, hay que actuar inteligentemente para bajar los niveles de estrés tanto mental como físico.