Exclusivo
Buena Vida

¡A estimular la memoria!

Bailar, meditar o jugar ajedrez son actividades ideales para prevenir el deterioro del cerebro.

meditando
Hacer ejercicios en familia da buenos resultadosArchivo

Por si no lo sabías, la memoria no se detiene ni cuando duermes. A modo de prevención debes ejercitar tu cerebro para que los recuerdos se mantengan intactos. Si cumples con ciertas actividades podrías también beneficiar tu salud emocional, y se reducirá la ansiedad o el estrés que te puede causar el estar en casa sin poder salir por la pandemia. Por ejemplo, mientras hablas por teléfono puedes estar caminando. Utiliza las escaleras en lugar del ascensor.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la actividad física favorece el desarrollo del niño y reduce el riesgo de padecer enfermedades en la edad adulta.

Una buena idea es crear una rutina de actividad física todos los días, aquí se pueden involucrar todos los miembros de la familia. Prueba hacer tareas sencillas; llenar crucigramas es una buena opción para ejercitar tu cerebro.

Los nietos también son parte de la terapia. Cuéntales historias, de tus travesuras infantiles, te hará bien recordarlas y ambos disfrutarán del momento.

  • Actividades concretas

- Los niños menores de un año. Necesitan moverse varias veces al día.

- Si tienen menos de tres años. Realizarán 3 horas al día de actividades físicas.

- De 5 a 17 años. Dos horas diarias de actividad moderada a intensa, al menos tres veces a la semana. Así refuerzan músculos y huesos.

- Mayores de 18 años deben realizar una hora y media de actividad física moderada o 75 minutos con intensidad.

- Los adultos mayores harán actividades unas tres veces por semana para mejorar el equilibrio y salud.

La experta

“Para los niños y jóvenes se recomienda realizar actividad física que consista en juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados, en el contexto de la familia, la escuela o las actividades comunitarias. El objetivo es mejorar las funciones cardiorrespiratorias, musculares, la salud ósea y de reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles. No dejes de lado las vitaminas, benefician al cerebro y al cuerpo en general. Respirar profundamente ayuda a mantener un equilibrio emocional y mental”.

Ferggy Romero, médico.

TE RECOMENDAMOS