Exclusivo
Buena Vida

Aflojar las 'nachas' elimina la tensión muscular

Expertos explican cuáles son los pasos para realizar un ajuste corporal mejorando la posición de la pelvis y la cadera

Glúteos
Caminar moviendo los glúteos y rotar los hombros son uno de los ejercicios básicos para eliminar la tensión muscular.Canva

Todo lo que creíamos imposible, en este siglo no lo es. Yukari Okuda, gimnasta y fisioterapeuta ecuatoriana, radicada en Barcelona (España), precisa que mediante una base de métodos con ejercicios sencillos y rápidos es posible "desbloquear las articulaciones de la cadera y la pelvis".

¿Con qué fin? Para reajustar el cuerpo y que este recupere flexibilidad y capacidad para realizar movimientos elegantes y naturales. 

Okuda menciona a EXTRA que este nuevo método japonés ha sido utilizado en Europa y ha dado resultados, ya que se centra en cinco partes elementales del cuerpo: la pelvis y las caderas, los hombros y los omóplatos y, por último, los glúteos y los tobillos

Existen trucos y claves para que tu cuerpo cambie en cuestión de días.

¿Es posible tener un cuerpo 'divino' en tan solo minutos?

Leer más

Por eso el 'truco' del ejercicio está en desarrollar una conciencia especial del cuerpo.

De hecho -asegura- que al destensar esas partes del cuerpo se gana flexibilidad y de manera inconsciente se adoptará una postura natural.

"Caminar moviendo los glúteos, rotar los hombros y omóplatos y estirar los tobillos son los ejercicios básicos para eliminar la tensión muscular y reducir la diferencia entre los movimientos de un lado y el otro del cuerpo (en especial de los hombros y articulaciones de la cadera) con el fin de corregir la postura", detalla Okuda.

LO 'PEPA' DEL MÉTODO: CAMINAR MOVIENDO LAS NACHAS

La eficacia de este ejercicio se basa, según la fisioterapeuta Dayanara Cañola, de SERLI, en que los glúteos son "dos partes del cuerpo separadas que funcionan por separado" aunque la mayoría de la 'pipol' no esté consciente de aquello.

"Cuando caminas con los glúteos, los isquiones se apoyan en el suelo. Al hacerlo, la pelvis se desbloquea y el torso recupera su postura natural".Dayanara Cañola, fisioterapeuta / SERLI

Según la entendida, la pelvis y el resto de las articulaciones se mueven en conjunto por lo que, si están bien encajadas, trabajan a la perfección, pero si no lo están uno de los muslos hará más fuerza que el otro y se sobrecargará.

"Ese desequilibrio es -precisamente- el que se busca corregir con el ejercicio de 'caminar' con las nalgas", aclara.

OFICINISTAS, OBLIGADOS A REALIZAR EL EJERCICIO

Este tipo de ejercicios es aconsejable especialmente, según explica el médico General Marco Barros, para aquellas personas que están 'chantadas' en una oficina o que pasan muchas horas de pie, pues eso hace que "sobrecarguen los músculos rotadores de la cadera". 

"Cuando no hay tensión en esa zona aumenta el rango de movimiento y la pelvis se endereza y, como consecuencia, los músculos de las piernas se relajan y es más sencillo estirarlas, fortalecerlas y tonificarlas", explica el galeno.

Advierte, además, que lo ideal es hacer micropausas de dos a cinco minutos cada dos horas y realizar ejercicios que compensen la actividad laboral. "Además, se pueden aprovechar los momentos libres para caminar y usar las escaleras en vez del ascensor”, señala.

“Es aconsejable mantener una correcta postura corporal; elongar y movilizar las extremidades superiores, inferiores y columna vertebral".Marco Barros, médico General

Barros destaca que se puede obtener un bienestar físico con simples medidas en el espacio de trabajo. “La silla, la mesa, el computador y la dirección de la luz, entre otras cosas, deben ajustarse a las dimensiones antropométricas. Es decir, la proporción y medida del cuerpo humano, a su actividad y a los requerimientos de las tareas que debe cumplir". 

Si el paciente sufre dolores lumbares o inflamación de sus extremidades inferiores, "hay que hacer que estabilice su columna lumbar, descomprima la zona posterior de las piernas y adopte una buena postura de trabajo”.

LA 'JAMA' ES PARTE DE ESTE AJUSTE

“Una persona mal alimentada encontrará dificultades para mejorar su calidad de vida", destaca Ana Villavicencia, nutricionista de la fundación Santa Isabel.

La capacidad de trabajo es directamente proporcional a la alimentación, irá descendiendo cuando ésta es deficiente y, en lo que a trabajo físico se refiere, puede llegar a disminuir hasta en 30% respecto al desarrollo normal.

Según Villavicencio, otros malos hábitos son: saltarse comidas como el almuerzo o desayuno, las comidas muy livianas o por el contrario, muy abundantes, que pueden producir bajas de azúcar en sangre (hipoglucemias) o somnolencia y molestias digestivas respectivamente, perjudicando el rendimiento tanto físico como intelectual.

La especialista también distingue las diferencias que hay entre las distintas ocupaciones, “los trabajos sedentarios deben mantener una dieta baja en calorías". 

Por el contrario, las ocupaciones de gran demanda física, deben contar con la cantidad suficiente de calorías para compensar el gasto de energía que conlleva la actividad. 

"Cuando el desgaste es de tipo psíquico, es importante es que la dieta contenga todos aquellos nutrientes que se relacionan con un buen funcionamiento del sistema nervioso", finaliza la experta. 

TE RECOMENDAMOS