Exclusivo
Mis Historias Urbanas

Mis Historias Urbanas: Vendetta a la ecuatoriana

Si tienes alguna historia escribe a moncadab@granasa.com.ec o llama al 042201100 ext. 2099

MHU versiones definitivas-01
Mis Historias Urbanasblanca moncada

Cuando la mujer dejó a Tito en Italia, hace seis meses, él se regresó a Ecuador con el corazón roto y el bolsillo vacío. Fueron doce años dedicados a una unión que terminó en engaño. Una mañana, ella se levantó y le dijo: "Ya no te amo. Me enamoré de otro". No pudo ni reclamar ni defenderse.

Ella, con ese gesto, cumplía la promesa que en otrora se hicieron: "Cuando se acabe esto que sentimos tenemos la obligación de confesarlo". Ya había Tito notado que algo andaba mal. Su mujer, que es también migrante ecuatoriana, ponía clave en el celular, recibía llamadas secretas y tenía una extraña actitud a la hora de las actividades amatorias. "Diferente". Así lo resume él.

Una mirada nostálgica se escapa cuando suena en la radio de su taxi una canción instrumental que le dedicó. Tito, con tantos años en Italia, habla con ese acento. "Ahora solo tengo dolor; pero no importa, porque la venganza se sirve en plato frío". 

¿Cómo se venga? ¿Cómo...? Si ella está con el otro en Italia. Fácil. Tito es la razón por la que su ex volvió a poner contraseña al celular. Cada noche conversan por Whatsapp, se envían audios, fotos, canciones... Se dicen que se extrañan... "El amante vive ahora lo que me hizo a mí. Es que la vendetta es dulce, no lo dude".