Exclusivo
Buena Vida

Esos niños no quieren jugar con mi hijo, ¿qué hago?

Relacionarse con otros no es algo que todos los pequeños desarrollen de manera natural.

discriminación
En estos casos es primordial que fomentes en tu hijo una alta autoestima.Shutterstock

"Mamá, ese niño no quiere jugar conmigo". ¿Te duele escuchar esa frase? Sí, ¿verdad? Tranquila, si no sabes cómo actuar, en esta nota una experta te da consejos para tratar este tipo de conductas en los pequeños.

Lo primero que la psicóloga Jennifer Carranza sugiere es que escuches con atención los sentimientos de tu hijo. El juego es algo tan importante para ellos como la estabilidad económica y el amor en los adultos. Entonces, cuando te dicen “nadie quiere jugar conmigo”, es probable que lo perciban como un gran problema. Intenta no restarle importancia. “Como padres de familia es primordial actuar bajo un diálogo en el cual el pequeño entienda que hoy su compañero no quiere jugar”, señala la experta.

Puedes hacerle un cuestionario de preguntas para captar la situación, ¿Qué te hizo sentir así hoy? ¿Quién no quiso jugar contigo? ¿Había algunos niños con los que querías jugar, pero no tuviste oportunidad?

La manera en que lo cuestiones es tan importante como las preguntas que hagas. Demuéstrale que te interesa saber lo que siente. Decir algo como, “parece que tuviste un día complicado”, puede hacer que tu hijo se sienta escuchado. 

  • Cómo actuar
Distráelo. Debes sacarlo adelante. Procura distraerlo con cosas divertidas.

Dale poder. Fomenta su alta autoestima. Cree en él, de esta manera él creerá en sí mismo.

Ojo, con el comportamiento. Hay niños que saben con quién pueden portarse mal. Es importante que los chicos sepan qué actitudes son buenas y malas. Adviértele: “Si te dicen que vengas a jugar para hacer cosas malas eso no es aceptable. Busca otros amigos”.

Cuéntale tus experiencias.
Esto les servirá como una guía para salir del problema en que se encuentre.

Las claves

1. Si tu hijo no encaja en un grupo no lo hagas sentir como perdedor. En lugar de eso, asegúrate de que tenga otros amigos y actividades que disfrute.

2. Omite el “no les hagas caso”. Tu hijo confía en ti, te muestra sus sentimientos, él está buscando respuestas a lo que le acaba de ocurrir.