Exclusivo
Familia

Papá se va de caleta... ¿cómo se lo decimos a nuestros hijos?

La relación con tu pareja es insostenible y has considerado la separación como alternativa. Cuéntale a tus 'pelados' sobre esta decisión, pero no entres en detalles

papá
No contarle sobre la separación, sus hijos creerán que han sido excluidos de la familia.Pixabay

Por lo general se piensa que los ‘cachos’, la ‘chirez’, entre otros problemas son los generadores de conflictos entre las parejas, provocando la separación entre ambos. Sin embargo, los verdaderos causantes son la rutina y la falta de comunicación, según expertos en psicología.

“Cuando nos enamoramos nos interesamos por esa persona, queremos saber todo de ella, al detalle. A eso le llama el psicólogo estadounidense John Gottman, ‘los mapas de amor’, pero al formalizar la relación (matrimonio o unión) muchas cosas van cambiando, nuestras metas, amistades, incluso la forma de relacionarme. 

Ese croquis debe ser actualizado, pero las parejas no lo hacen porque se envolvieron en la rutina, crean una distancia emocional, viven con un desconocido y no resuelven los problemas a tiempo”, señala Gina Fabre, psicóloga clínica y terapeuta de parejas, quien manifiesta que estos dilemas pudieron darse antes de la pandemia, pero estar juntos en plena cuarentena, hizo que el conflicto ‘brote’.

RELACIONADAS

“Que un padre tome la decisión de irse de casa no solo involucra las infidelidades o crisis económicas, generalmente estas son consecuencias o excusas relacionadas con discrepancias dentro de la pareja por falta de comunicación, diferencias en cuanto a los objetivos que cada uno tiene”, indica Yanira Ibarra, psicóloga clínica, experta en temas infantiles.

En el país un matrimonio dura unos 15 años y la edad promedio de los divorciados es de 35 a 39 años en los hombres y de 30 a 34 años en las mujeres, según un estudio del 2019 del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

Los 'pelados' también reaccionan

Los comportamientos de los niños son diversos y va a depender no solo de sus personalidades o la relación que lleven con su padre, sino también de la forma en la cual fue manejado el tema de la separación y el nivel de comunicación familiar. Sin embargo, es común que los chicos se aislen, no quieran conversar de temas familiares, se vuelven reactivos porque su ambiente ha cambiado y van a sentir poca pertenencia dentro de su familia, sostiene Ibarra.

EXTRATIPS

  1. Juntos comuníquenles a sus hijos la decisión. Previamente hablen los dos (a solas) y pónganse de acuerdo con lo que van a decir.
  2. Traten de conversar con los chicos con antelación. De preferencia que sea una semana antes de que papá se vaya, porque si es de un día para el otro, el impacto será mayor.
  3. Generen comunicación y empatía con los niños. Generalmente no entienden lo que sucede y creen que son los culpables. Con palabras sencillas díganles que tienen diferencias y que papá ha tomado esa decisión. Sean sinceros con ellos, sin dar mayores detalles.
  4. Mantengan una escucha activa con sus vástagos, así podrán responder a todos sus cuestionamientos e inquietudes.
  5. Permítanles sentir sus emociones (ira, tristeza, miedo, indiferencia) y busquen conectarse con ellos para ayudarlos a gestionarlas.
  6. Lo peor que puedes hacer es cometer actos vengativos, como no dejarle ver al niño o hablar mal de uno de los padres delante del menor. Tampoco intentes separar a los hermanos, que todos se queden con una sola persona (papá o mamá), es lo más sano para ellos.
  7. No decirles que decidieron separarse los hará sentirse excluidos de la familia, indefensos o desprotegidos, lo cual puede distanciarlos de sus amigos, familiares, asimismo puede despreocuparse de sus estudios y actividades recreativas que solían realizar.
RELACIONADAS
"Si es posible que papá viva cerca, por cualquier emergencia o necesidad, pero lo fundamental es que él mantenga contacto con sus hijos”.Gina Fabre, psicóloga clínica y terapeuta 
"Los despidos laborales o crisis económicas agravan la comunicación. Emocionalmente vuelve a la pareja inestable, estresada y pensativa”.Yanira Ibarra, psicóloga clínica, experta en temas infantiles
TE RECOMENDAMOS