Exclusivo
Salud

Roncar y roncar... te puede costar

"Mi pareja ronca como carro viejo", es una frase que te puede causar gracia, pero no será igual con los trastornos a la salud que traen estos ruidos

ronquidos
Otra consecuencia es la deformidad craneofacial porque son respiradores bucales, sus dientes van a salir en mala postura, sus paladares se malforman y el ‘piso’ de la nariz se levanta.Pixabay

Hay ruidos que emitimos al dormir y no molestan a nadie, pero hay otros que sonarían igual a una turbina de un avión, es decir, podrían llegar hasta 93 decibelios, según los Récords Guinness.

Estos ruidos se originan por la debilidad de los músculos de la vía aérea superior (nariz, faringe, laringe, parte superior de la tráquea), el aire tiene menos ‘chance’ para circular, haciendo que los músculos vibren en la respiración, se abre la boca y salen los ronquidos.

Hay unos sonidos que hacemos que afectan a los que están en el entorno, pero existen aquellos que son la antesala del apnea o hipopnea (trastornos obstructivos del sueño que provocan que se deja de respirar total o parcialmente).

De leves a severos

La Academia Americana de Medicina del Sueño clasifica a estos síntomas como leves, moderados y severos. Cuando los ronquidos son superiores a 5 por hora, son patológicos y hay que chequearlos porque pueden venir con problemas cardiovasculares, hormonales, glandulares, cognitivos (irregularidad en la memoria), inclusive paros respiratorios que pueden llevar a infartos cardíacos, trastornos a nivel cerebral, en casos severos.

RELACIONADAS

“Los indicadores son la somnolencia diurna, cansancio, los pacientes no están atentos, tienen dolores de piernas, de espalda, de cabeza, de pecho, de garganta (al despertar), sensación de ahogo en las noches”, explica la doctora Loira Ronquillo, otorrinolaringóloga, especialista en ronquido y sueño. 

Pruebas y exámenes

No tienes tus 8 o 6 horas de sueño reparador, entonces hay que investigar. Para ello se elabora una historia clínica, cuestionarios, medición de su cavidad bucal, cuello, se ve la característica morfológica del paciente, si tiene mandíbula pequeña, lengua grande. 

Es necesaria una poligrafía cardiorespiratoria en la noche. Es un aparato que capta la frecuencia respiratoria, cardíaca y tiene un sensor que permite saber cuántas veces deja de respirar el paciente, entra en apnea y hipopnea, baja su oxígeno. 

Si quieres ver las fases del sueño y conocer qué pasa a nivel cerebral puedes hacerte una polisomnografía: electrodos en la cabeza, mentón, párpados, piernas y brazos, más cintas toráxica y abdominal. Con este equipo se hará un examen más completo.

Los más propensos...

Cuando se sube de peso el tejido graso del cuello va a ejercer presión sobre las vías respiratorias, y se da una obstrucción. La hinchazón en las embarazadas, en los últimos meses (más en las que hacen preeclampsia), aumenta los líquidos en los tejidos, crece del abdomen, se eleva el diafragma y aparecen los ronquidos.

Quienes toman alcohol, antihistamínicos tienen debilidad en el tono muscular, así como las personas con envejecimiento. Personas con tabique desviado son propensas a roncar. Las menopáusicas roncan por el aumento de peso, trastornos endocrinológicos e hipertensivos.

En 'pelados'

No es normal que ronquen y hay que averiguar qué pasa en su vía aérea superior. Se pueden presentar por crecimiento de cornete, amígdalas, renitis alérgica o alguna tumoración, las cuales provocarán una obstrucción nasal. “No hay un sueño reparador, se mueven en la cama, a diferencia del adulto, no están somnolientos sino hiperactivos, los maestros se quejan porque se distraen, en algunos casos hay trastorno de atención y problemas cognitivos, de aprendizaje, cerebrovasculares y de presión. La solución es una cirugía", dice Ronquillo.

Expertos en acción 
    • Otorrinolaringólogos: Intervienen cuando se presenta por un trastorno obstructivo de la vía aérea superior.
    • Neumólogo:  Cuando es por trastornos de tráquea a bronquios.
  • Neurólogo: Cuando son problemas a nivel neurológico como el síndrome de movimientos involuntarios de extremidades.
  • Odontólogos del sueño: Intervienen en lo que tienen que ver con las malformaciones maxilomandibulares, mordidas.

Los dos...¡pagan!

Cuando uno duerme mal surge el estrés, dolor de cabeza, fatiga, irritabilidad y si el tema se agrava traería ansiedad y depresión, sin embargo, si duerme con su pareja es peor, la relación se vería afectada, aunque dependerá del grado de tolerancia y carácter del acompañante. “Hay quienes se molestan demasiado, ponen un ultimátum si el otro no hace nada, no se hace chequear. También se opta por dormir en cuartos separados, y no es porque no sienta amor, sino que esa persona requiere descansar”, sostiene la psicóloga Gina Fabre.

45% de los adultos ronca de forma ocasional, y en torno a un 25% lo hace de forma frecuente.

TE RECOMENDAMOS