Cuerpeo

¡Control en el ‘cuerpeo’!

De acuerdo a especialistas de salud mental, el deseo irracional provoca que se olviden de las normas de seguridad, como ocurre con el VIH.

Sexo seguridad
El coronavirus ha cambiado las dinámicas en las relaciones interpersonales.Tomada de Internet

La vuelta progresiva a la ‘normalidad’, luego del confinamiento para prevenir el contagio del nuevo coronavirus, significa que muchas parejas que estuvieron distanciadas vuelven a reencontrarse.

Si bien aún hay temor de enfermarse de COVID-19, para la psicóloga Jenny Alvarado, presidenta del Colegio de Psicólogos Educativos del Guayas, el deseo irracional que implica volver a tener contacto sexual puede provocar que se ignoren las medidas de seguridad para evitar al virus.

“En el momento de que dos personas tienen contacto sexual físico, esto es muy instintivo e irracional. Empiezan con besos y caricias y luego ya no pueden parar. Con esto, olvidan las normas de seguridad”, comentó.

La especialista trae a colación el virus del inmunodeficiencia humana (VIH) que provoca el sida y lo compara con el de Wuhan. “Es lo mismo que pasó o pasa con el sida. Siempre se está recordando que hay que tomar las medidas de prevención y esto muchas veces no se da. Tal es el hecho de que hay contagiados por esa misma vía”, dijo.

Ivonne Zamora, psicóloga clínica y máster de Ciencias de la Sexología, coincide en que el cambio de confinamiento a aislamiento pueda llegar a hacer que las parejas minimicen los efectos del coronavirus. Sin embargo, destacó que no todo es homogéneo y pueden haber casos de personas que caigan en pánicos excesivos de contagio y entren en una especie de hipocondría.

“En las parejas que han estado separadas por el confinamiento pueden haber dos cosas: una, que exista miedo al contagio, que es normal. Dos: que salgamos corriendo hacia los brazos del otro, por esta necesidad de piel del ser humano”, analizó.

Ambas profesionales coincidieron en que puede haber otro escenario que puede derivar en problemas con las parejas y es en el que uno sienta deseo físico y, el otro, tenga más miedo al contagio y evite el contacto. 

“Para el acercamiento sexual, aunque no exista este contexto, lo primordial es que exista el deseo, que sea consensuado. Lo realmente importante es el deseo de compartir ese momento erótico. Lo recomendable es que las parejas requieran de asesoramiento de profesionales de la salud”, aconsejó.

Para Alvarado, este miedo podría ir desapareciendo de a poco por sí solo, que es lo que haría que muchas personas se despreocupen e incurran en las faltas a las normas de bioseguridad.

“No todas las personas van a actuar de la misma manera. El ser humano tiende a pasar por alto estas normas de precaución y actuar de manera natural. Sí va a haber un grupo poblacional que no va a tomar las medidas de precaución frente al coronavirus”, analizó.

El temor de volver a salir a la calle

En muchos sitios de internet, como el de Psicólogo en Casa, de España, se habla del ‘síndrome de la cabaña’, para detallar algunos síntomas que pueden presentar varias personas luego del periodo de confinamiento por el coronavirus. Esto les hace sentir terror al momento de volver a salir a la calle.

La psicóloga Jenny Alvarado confirma que signos como la angustia, ansiedad, temor y la depresión son reales y pueden sentirse luego de esta etapa. “Como tal, el término es reciente y nació con la necesidad de encasillar esta sintomatología que se está evidenciando en pacientes que han estado ya mucho tiempo en confinamiento”, dijo.

Añadió que, como tal, no es un síndrome real teóricamente, pero sí se lo usa para denominar a los padecimientos de las personas, que sí están ocurriendo y los están tratando especialistas en la salud mental.