Cuerpeo

Cuckolding: conoce la práctica sexual que aprueba la infidelidad

Esta parafilia viene ganando más adeptos. Con el cuckolding buscan una solución para revivir la pasión que se pudo perder en sus relaciones de pareja

sexo
Las parejas estables, en muchas ocasiones, buscan experimentar para avivar sus encuentros sexuales.Katarzyna Bialasiewicz

La monogamia, durante décadas, ha calado en la sociedad occidental. Este concepto sobre la fidelidad tanto en lo sentimental como en lo sexual ha llevado a que las uniones se rompan cuando uno de los miembros falta con los compromisos establecidos en la relación amorosa. Aunque la infidelidad rompa algunos corazones, en ciertos casos, esta situación pueden provocar una gran dosis de adrenalina y excitación en quienes practican el cuckolding, la práctica sexual que le da un visto bueno a 'poner los cachos'.

Las parafilias son prácticas no convencionales sexuales que causan excitación y gran placer, esta es algo común en las personas y que no causan ningún tipo de preocupación. Sin embargo, Rodolfo Rodríguez, sexólogo y miembro de Sociedad Ecuatoriana de Sexología y Educación Sexual acota: “No son necesariamente malas, la diferencia es cuando hablamos de una parafilia que transgreda más que a las normas sociales, a las leyes y derechos sexuales humanos”.

El cuckolding es una parafilia en la que se basa en sentir placer al conocer o presenciar un encuentro sexual con alguien ajeno a la pareja. En este caso, es el hombre que, en consenso con la mujer, deciden que ella tendrá sexo. “Han surgido variantes de esta práctica sin embargo su base lleva una tendencia masoquista, en donde el objetivo a más de relatar lo sucedido era también humillar a la pareja, siendo esto consensuado”, detalla Karen Estrella, sexóloga mantense graduada en la Universidad de Almería.

RELACIONADAS

Esta parafilia a diferencia del swinging (encuentros sexuales que tienen las parejas con varias personas o realizan un intercambio de los miembros de las relaciones participantes) u otras prácticas sexuales, solo acepta un encuentro esporádico que los dos miembros hayan aceptado. Según Rodríguez, el cuckolding es una tendencia en los últimos años que ha llegado a varios países, inclusive Ecuador, el especialista asegura que en su consulta han llegado parejas que han experimentado con esta actividad.

El cuckolding rompe diferentes esquemas establecidos sobre cómo se deberían llevar las relaciones amorosas y lo que se puede permitir. No obstante, en esta práctica también posee sus normas que serán puestas por los participantes. El especialista consultado por EXTRA, recalca que esta actividad no puede ser un impulso, sino más bien una decisión bien pensada en pareja.

“Hay que informarse bien porque estas son prácticas muy delicadas, donde el consenso se dan bajo normas estrictas de información y protección”,Rodolfo Rodríguez, sexólogo.

La inclinación por el cuckolding no tiene una explicación concreta en la psicología, como tampoco lo tienen los fetiches y las parafilias. Pese a ello, los especialistas concuerda que estos se van produciendo en el desarrollo sexual. 

“Desde la ciencia psicológica se lo relaciona con experiencias infantiles propias o ajenas que dejan huellas, aprendizaje y en muchos casos condicionamientos que llegan a la compulsión lo que lleva a relacionar estos sucesos con la activación del deseo sexual”, detalla Estrella.

En general, las parejas que optan por el cuckolding son personas que han investigado sobre el tema y desean avivar la pasión a través de fantasías que no han vivido dentro de sus relaciones sexuales. “Muchas veces buscan el alterego de la pareja que le dé (a la mujer) algo que no le puede dar él”, agrega Rodríguez. 

¿Cómo practicar el cuckolding sin que afecte a mi relación?
  1. Antes de pensar en experimentar el cuckolding plantéate la pregunta: "¿por qué quiero hacer esto?". Tu respuesta debe ser compartida con tu pareja para que lleguen a un consenso. 
  2. Siempre llega a acuerdos por medio de una comunicación asertiva, esto hace referencia a plantear límites de manera empática. Habla de lo que estás dispuesto a permitirle a tu pareja.
  3. Gestiona tus emociones frente a los celos diciendo siempre lo que incomoda para generar cambios en los que ambos ganen. Así podrás experimentar sin temor a dañar a tu relación.
  4. No tomes decisiones individuales, siempre considerar a la pareja.
  5. Respeta las normas que se establezcan.
  6. Cuando la situación se vuelve incontrolable asistir a consulta profesional.