Exclusivo
Deportes

Alfredo Cahe, médico y amigo de Maradona: "el 10 se quiso suicidar en Cuba"

El galeno contó detalles pocos conocidos sobre la vida del exjugador. Además criticó que sus allegados no lo cuidaron que se tenía que haber dado.

cahe
Diego Maradona junto a Alfredo Cahe (d), durante su tratamiento para controlar la adicción a las drogas, que se dio en Cuba en 2005.Archivo

Diego Maradona está cerca de cumplir un mes de fallecido (25 de diciembre) y los detalles pocos conocidos de su vida siguen saltando a la luz.

Alfredo Cahe, médico personal del astro, en una nota recogida por Diario Marca, de España, reveló que hace 15 años, cuando Diego se encontraba en Cuba cumpliendo con su tratamiento por su adicción a las drogas, el Pelusa intentó suicidarse.

“En Cuba, a los colectivos del pueblo se les dice guagua. En una oportunidad él iba con su coche y se tiró contra un colectivo, intentando suicidarse. Se salvó de milagro. Eso fue después de la segunda internación”, explicó Cahe. “Él dijo ‘no lo vi (al colectivo) y me lo llevé de frente’”.

El galeno explicó también los motivos para que Maradona haya terminado con trastornos en el habla.

“Tenía una lesión cerebral, sin llegar a ser un alzhéimer como se decía por ahí. Y segundo, la medicación psicofarmacológica que tomaba no era la adecuada. Diego necesitaba paz y tranquilidad, y no lo podía conseguir a través de la medicación”.

Cahe hizo hincapié en que el exfutbolista se encontraba cansado de todo y comentó que era importante que Maradona se haya trasladado a Cuba, para tratarse de una mejor forma.

Diego debía volver a Cuba, tras la operación a la que fue sometido antes de morir (fue intervenido por un hematoma subdural). Le sugerí a Leopoldo Luque (neurocirujano que atendió a Maradona) volver a trasladarlo a La Habana, como sucedió hace poco más de quince años, pero no pude convencerlo, me cerró las puertas”.

Otras de las quejas de Alfredo Cahe fueron los malos cuidados que se le dieron al 10, donde no se le atendió correctamente por su entorno, al grado de decir que “no tenía un médico de cabecera”.

“Todo ese entorno que había estado con él desapareció. Tenía un séquito, pero no existía un Cahe en su vida. Esa mañana cuando se lo fue a despertar no intervino ningún médico. No se lo cuido”.

TE RECOMENDAMOS