Deportes

Cevallos: “Tuve miedo de salir expulsado en la final de la Libertadores”

Este 2 de julio se cumplen 12 años desde que Pepe Pancho tapara tres penales al Fluminense, en el Maracaná, y Liga de Quito ganara la Copa

josecevallos-copa
Los mejores recuerdos de la final de la Copa Libertadores, los tiene José Cevallos en un lugar especial de su casa.Cortesía Rosita de Cevallos

La noche del 2 de julio del 2008 quedó grabada para siempre en la mente de los amantes del fútbol. Aquel día lloraron más de 70.000 hinchas presentes en el legendario estadio Maracaná, de Río de Janeiro, Brasil.

Los papelitos verdes, blancos y rojos, colores del local Fluminense, terminaron siendo utilizados, finalmente, en el festejo de los albos de Liga de Quito.

Doce años después, el héroe de aquella noche, el exgolero José Francisco Cevallos, habla de lo que en realidad pasó en los tres penales que tapó ese día. Una cosa de locos.

Sus guantes, el buzo, sus zapatos y la pelota de aquella noche están en un lugar especial de su casa, ubicada en la vía a Samborondón.

Cevallos, hoy también expresidente del Barcelona, nos cuenta cómo fueron esos minutos en los que los hinchas de Liga se quedaron sin uñas. 

cevallos-copa
Una cosa de locos, los penales en el Maracaná, Cevallos tapó 3.Archivo

¿Qué ocurrió en el primer penal que detuvo?

Mis compañeros ya me habían metido presión. Me dijeron que si nos íbamos a los penales ellos estaban más que seguros de que yo por lo menos iba a tapar uno. Decían: “Tenemos a Pancho”. Y así fue como llegue al primer penal tapado. Darío Conca lanza de manera fuerte y algo intuyo, logro reaccionar y tapo el penal. Era una locura el estadio, se escuchaba a los hinchas de Liga, que eran pocos, y el resto callado. Mis compañeros me decían que tenía que hacer lo mismo con otro penal.

¿Y el segundo penal?

Lamentablemente para nosotros Jairo Campos no pudo lograr convertir el penal y me le acerqué a mi compañero y le dije: “Tranquilo, Jairo, voy a tapar el penal por vos”. Él me abrazó y me dio buenas vibras. Ahora venía la parte dura: tapar el penal. Vino Thiago Neves (del Fluminense), que había hecho tres goles, y comienza a aplicarme la misma que yo sabía hacer. Se estaba demorando para patear para ponerme nervioso. Me estaba dando de la misma medicina que yo sabía dar. Reaccioné y traté de no entrar en su juego, y eso que me hacía lo vuelco para él. Me adelanté justo antes de que pateará para que él se ponga nervioso.

Esa jugada nunca me había pasado. Lo que yo sabía provocar, me lo hicieron. Hice la jugada de salirme del arco y fue cuando el árbitro me sacó tarjeta amarilla. Pude respirar y volver a hacer todo lo que venía realizando antes de los penales, que era estar en las mallas y pedirle ayuda a mi Padre que está en el cielo. Pero en la segunda oportunidad de Thiago lo pude tapar, él estaba ansioso por la presión que había en ese momento.

¿Qué le dijo el árbitro argentino Héctor Baldassi?

Fueron segundos de terror, Baldassi se me acercó y pensé que me iba expulsado, ya tenía tarjeta amarilla. Tuve miedo de salir expulsado. No sé qué habría pasado si me sacaba la roja. Me dijo el árbitro que le estaba echando a la gente encima, a toda el estadio, y que me dedique a tapar. Yo le pedí perdón varias veces.

Antes del tercer penal tapado había seguridad. ¿Estaba sobrado o qué mismo sucedió?

Sobrado nunca, me sentía con confianza, me estaban saliendo todas las cosas. Y por qué no un penal más. Vino Washington y la verdad es que veía en la cara de él muchas dudas, él no estaba seguro de que lo iba a convertir. Eso lo aproveché y el tercero fue una locura. Jamás pensé que me iba a tocar eso.

Fue una noche de locos, el Maracaná lloraba y Cevallos tapaba tres penales.

¿En qué jugada piensa que Baldassi le salvó la vida: en la quema de tiempo o cuando te adelantaste en el penal?

En la jugada del penal pensé que me iba (expulsado), por eso me tocó pedirle perdón, no tenía más argumentos. Gracias a Dios todo salió bien.

Y al final la Copa Libertadores fue de Liga de Quito...

Cuando tapé el penal que nos dio la Copa Libertadores, me quedé bloqueado por unos 20 segundos. No lo podía creer, el estadio todo callado y los de Liga gritaban.

Es un recuerdo increíble, parece que fue ayer, pero ya son 12 años. Agradecido de Dios de poder escribir esa historia. Nunca antes habíamos logrado eso.

Cuando llegó a Liga de Quito, después de su paso por Deportivo Azogues, dijo que llegaba a ser campeón de la Copa Libertadores. ¿En qué se basó para decirlo?

Ya había hecho la pretemporada, me di cuenta del equipazo que tenía. Además venían siendo campeones. Era una tremenda plantilla, había un gran juego y seguridad, estaba seguro de que íbamos a ser campeones. Liga venía siendo varias veces campeón de Ecuador, no había ningún inconveniente, había todo para ser campeón. Por eso fue que dije que íbamos a ser campeones de América.

¿Salió del Azogues para ser campeón de América?

Son las cosas del fútbol que se dan. Teníamos un gran equipo. Llegué y me dieron la titularidad en los entrenamientos, estábamos para hacer historia.

Cevallos-copa
Guantes, zapatos y la pelota de la final, recuerdos de la Copa Libertadores 2008.Cortesía

¿Y el buzo verde dónde está?

El original está en mi casa, junto a los guantes y una pelota de la final que alcancé a traerla. Esos son los mejores recuerdos, están en un lugar especial de mi casa. Cada vez que los veo, me lleno de alegría, por todo lo que pasó. Hay cosas que nunca se olvidan, como darle al país el trofeo que nos faltaba.