Exclusivo
Deportes

Lo que hacen los hinchas en la pretemporada de Barcelona

A pesar de que no podían estar presentes, se las ingeniaron para verlos. Solo les faltó la foto.

Los hinchas intentaron saltar la cerca de alambre para estar cerca de sus ídolos.
Los hinchas intentaron saltar la cerca de alambre para estar cerca de sus ídolos.Fotos: Álex Lima / EXTRA

La COVID-19 vino a cambiar todo.En enero del 2020, los hinchas de Los Bajos y más recintos que están cerca del complejo de Galácticos, en el cantón Montecristi, veían cómo entrenaban sus jugadores favoritos. Les cantaban y hasta se tomaron fotos con ellos. Pero un año después todo eso está prohibido por culpa de la pandemia.

Sin embargo, el amor al club puede vencer todo obstáculo y hasta romper las reglas.

Fueron unos 12 hinchas de Barcelona que no llegaron por la entrada principal, lo hicieron por un camino con lodo y piedra. Arribaron y esquivando el cerramiento con alambre de púas, se acercaron a la cancha. Desde el otro lado les dijeron que no podían estar en ese lugar, pero los hinchas no se hicieron problema, caminaron hasta donde estaba el límite. Volvieron a esquivar los montes y lodo.

Barcelona campeón.

Barcelona la sacó 'barata', tras no querer participar en la Supercopa Ecuador

Leer más

José Cedeño dijo que era el líder de la barra amarilla, del sector Bajos de la Palma. Esta vez cantaban desde lejos el tema que dice “como no te voy a querer”. Pero de seguro que en la cancha no los escuchaban, eran unos 300 metros o más que los separaban.

La distancia no les importaba. Víctor Cabeza, otro hincha, se lamentaba porque no podía tener fotos con Bruno Piñatares.

Hinchas como Robert Merchán, Jair e Ítalo Araque, desde lejos trataban de identificar a los nuevos jugadores amarillos.

“El año pasado había policías, pero ahora no. Lo turro es que no podemos acercarnos a verlos, pero son las reglas, igual vamos a seguir viniendo para apoyar al Ídolo”, decía Robert Merchán.

mode

Estadio Modelo, la casa de 9 de Octubre y Guayaquil Sport

Leer más

EN BICICLETA

Llegaron sudados, habían pedaleado unos 25 minutos por un camino alterno, pero Bryan Quijije, de 19 años y de profesión barbero, quería una foto con Damián Díaz, y Jesús Lucas, también de 19 años, soñaba tener una selfie con Byron Castillo. Tampoco lo pudieron hacer.

Pero se fueron alegres al ver aunque sea de lejos a su Barcelona, por ahora su amor escondido en medio del monte y el lodo. Todo por culpa de la COVID-19.