La columna de la ex:¡Sin redes y cuentas falsas!
Suscríbete

Exclusivo
Deportes

La columna de la ex:¡Sin redes y cuentas falsas!

Las historias contadas por las mujeres de los futbolistas. 

Doña del fútbol
Historias de la vida real de nuestro fútbol.Archivo

Había llegado a jugar a la primera del Ídolo y el ‘pelado’ (19 años) apenas tenía una cuenta en las redes sociales; ya estaba casado y su señora era recontra que celosa.

Pero cuando comenzó a jugar de titular subió como la espuma en seguidores y se convirtió en un jugador reconocido.

Las cosas iban bien, pero empezaron a llegar los ‘me gusta’ y ‘me encantas’, y desde aquel partido todo cambió, porque se volvió famoso en el fútbol y en las redes sociales.

Pero el futbolista se olvidó de un pequeño y gran detalle: quien le hizo las cuentas y puso las claves era su esposa, debido a que él no manejaba bien la tecnología.

Doña Fútbol

La columna de la ex: ¡Te pones el terno o no vas!

Leer más

La doñita cuenta que el ‘niño’ en una semana ya tenía 3 novias, 2 prometidas y 5 ‘peladas’ con las que pretendía ‘vacilar’.

El estreno como jugador profesional y la fama de “guapo” lo hicieron olvidar de ciertos detalles y no reparó en que su mujer estaba en todas las jugadas.

Enseguida se armó el relajo en la casa. Primero él negó todo, hasta que la doña le dijo que tenía las claves. Entonces ya no pudo hacer nada, ella lo puso entre la espada y la pared justo un viernes, antes de que se vaya a la concentración, diciéndole: “Me dejas a todas tus novias y sales de las redes sociales”. No le quedó otra opción que acatar aquella exigencia.

El futbolista nunca imaginó que su mujer había hecho capturas de las cuentas de esas ‘novias’. Y aunque él se había creado otras cuentas con el nombre de Ositobsc, ‘pagó piso’, porque lo descubrieron y todo salió a la luz.

Un mes después la pareja se separó, porque el jugador se creía un Leonardo DiCaprio. Ahora anda por la serie B sin fama ni amorcitos nuevos, pero con redes sociales.

Doña Fútbol

La columna de la ex: ¡No era tacaño, era mandarina!

Leer más