Exclusivo
Actualidad

Jéssica Rengifo

Su cuerpo es una obra de arte

Imagen promo

Los 21 tatuajes que decoran su piel blanca son la prueba de que a Jéssica Rengifo le gusta el dolor, y la modelo manabita lo reconoce, “es una forma de volverte más fuerte”, asegura.

Su primer grabado se lo realizó a los 12 años y es un jaguar que cubre parte de su muslo izquierdo. Admira a este animal justo por eso, por su fortaleza y la portovejense se identifica con él, también porque “es carnívoro como yo”, dice a carcajadas.

Habla sin tapujos ni velos que cubran su sensualidad. Desde temprana edad disfrutaba de fotografiarse y ello la llevó, en Perú, a descubrir el modelaje hace dos años.

Entre sus aspiraciones está pulirse y darse a conocer a nivel internacional.