Exclusivo
Farándula

Artistas ecuatorianas se unieron a cantoras latinoamericanas en proyecto musical

Margarita Laso y María Fernanda Rivera son parte del proyecto ‘Voces de Latinoamérica’ con el que buscan dar un mensaje de esperanza ante la pandemia.

laso
La quiteña Margartia Laso aseguró que tras la experiencia se realizarán nuevos proyectos entre todas las cantoras.Cortesía

Las cantante ecuatorianas Margarita Laso y María Fernanda Rivera se unieron a las internacionales Lila Downs, Susana Baca, Soledad Pastorutti, Teresa Parodi, Liliana Herrero, Pacuala Illabaca, Niyireth Alarcón, Titta Parra y Vivir Quintana en un proyecto llamado ‘Voces de latinoamérica’. 

Las artistas aseguraron que se trató de un proyecto en el que se unieron las voces de representantes de la música ecuatoriana, colombiana, mexicana, peruana, chilena y argentina con la intención de enviar un mensaje de esperanza ante la pandemia de COVID-19.

Danilo Parra

Un Danilo Parra 'orquestado' se unió a otros artistas en un proyecto musical

Leer más

Incluso, los fondos que se recolectarán como parte de las ganancias de las melodías serán destinados para ayudar en la emergencia sanitaria. 

‘Voces de latinoamérica’ rescató las famosas canciones ‘Yo vengo a entregar mi corazón’, de Fito Páez; y ‘Gracias a la vida’, de Violeta Parra. Cada una de las artistas que participó grabó desde sus hogares la tonada y la producción estuvo a cargo del productor ecuatoriano Sebastián Monsalve. 

La mexicana Vivir Quintana, comentó a este Diario, vía Zoom, sentirse muy agradecida de poder haber compartido con mujeres de diferentes edades en el proyecto y que se hayan roto las barreras generaciones, pues cada una de las mujeres que participa son de diferentes edades. 

Quintana también comentó sentirse muy alagada por el reconocimiento que ha tenido su tema ‘Canción sin miedo’ fuera de México, que si bien no es nueva, ya que la lanzó en marzo pasado, en las últimas semanas se ha vuelto más populares después que grupos feministas en Chile y en España la cantaran como parte de protestas en contra de la violencia de género.

“Este canto no es mío, sino es de todas y es un regalo para las mujeres del mundo porque este problema está pasando en todos lados”, dijo y cree que es importante que la música protesta vuelva a ser reconocida en el mundo, no como una forma de generar ‘Me gustas’ o reproducciones, sino como un canal para alzar la voz ante los problemas de la sociedad actual. 

Dicha melodía fue grabada en un principio con la agrupación El Palomar, pero tiene también una versión con la chilena Mon Laferte, las que cuentan con más de cuatro millones de reproducciones en YouTube. 

TE RECOMENDAMOS