Exclusivo
Farándula

Roberto Ayala: ¡‘Muñequito’de casa!

El ganador de Masterchef Ecuador, cuenta que desde niño lo llamaban ‘muñe’ tras compararlo con un ‘Chichobelo’. Es un amante de los deportes extremos.

ROBERTO AYALA  (33060462)
El quiteño asegura que aún no asimila haberse convertido en el ganador del concurso. Recibió un cheque de 20 mil dólares de premio. Karina Defas

Su nombre de pila es Roberto Ayala, pero sus fanáticos lo llaman Muñeco o simplemente Muñe, apodo que se volvió famoso dentro del reality de cocina MasterChef Ecuador, del que se convirtió en el ganador de la segunda temporada.

Pero el quiteño, de 33 años, cuenta a EXTRA que aunque el sobrenombre se volvió popular por una broma entre sus compañeros de programa, quienes solían molestarlo y alababan su aspecto físico por considerarlo guapo, a él ya le decían muñeco desde mucho antes.

No recuerda exactamente cuántos años tenía, pero fue en la infancia cuando en casa le raparon el cabello, aquel look hizo que lo compararan con Chichobelo, un famoso juguete de plástico, y desde entonces en casa lo apodaban “el muñequito”.

“La verdad es que me gusta, es lindo porque lo siento con cariño y porque es querendón (...) me halaga muchísimo que la gente me vea como una persona atractiva, pero nunca de mi boca diré que yo me considero guapo”, afirma, ya que sería un tanto egocentrista de su parte.

Entre risas, dice que no es vanidoso y que, incluso, es pésimo para peinarse, pero que le gusta cuidar su imagen. Para lograrlo, se alimenta sanamente: consume recetas de sal, pese a que no tiene un platillo favorito. “Sería un poco egoísta con el resto de platos elegir uno, soy mucho de variar y de experimentar”, asegura.

Sin embargo, si hay algo que prefiere evitar a toda costa es el azúcar refinada, ya que la considera dañina para la salud. Si de endulzar algo se trata prefiere hacerlo con productos naturales como frutas, entre sus preferidas el banano y el mango.

El ejercicio es otro de sus secretos para verse bien. Últimamente ha encontrado una gran pasión por los deportes extremos, que se han convertido en su hobby y espera encontrar el tiempo para practicarlos de manera más regular, sobre todo el surf que es el que más le llama la atención.

Controlado

Aunque volar y surcar los cielos le encanta, ya que es piloto de profesión, confiesa que tras la llegada de la fama a su vida ha preferido mantenerse con los pies sobre la tierra para no creerse más que los demás por ser popular. Tampoco mostrarse arrogante cuando alguien lo cuestiona sobre diferentes cosas en redes.

“Hay que ser muy prudente con la exposición pública y trato de manejarme de una manera cordial con la gente, sin caer en provocaciones”, asegura, ya que si se pusiera a responder a las personas que no lo quieren, que lo cuestionan o insultan... estaría cayendo en su juego.

Sin embargo, menciona que los comentarios positivos son más que los negativos. “Siempre hay que estar consciente de dónde vienes y tener empatía con los otros para saber por qué te tratan así”, acota.

Proyectos

Tras su paso en la televisión, Ayala espera recorrer el país para probar nuevos sabores y de ser posible visitar otros países, le encantaría ir a México, España, Vietnam o Tailandia.

También le gustaría aprender a perfeccionar su técnica en la cocina, ya que es un ‘chef’ empírico, que se alineó por la gastronomía por influencia de su madre, su abuela y hermano, reconoce. (AAV)