Vecinos de la cárcel de Santo Domingo: ¡Quieren vivir en paz!

Exclusivo
Judicial

Vecinos de la cárcel de Santo Domingo: ¡Quieren vivir en paz!

Los habitantes de esta zona rural también piden que saquen a las organizaciones delincuenciales que llegaron a armar relajo. Temen que el sector se vuelva violento, aunque los robos ya son cotidianos.

RECORRIDO POR LOS BARR (8179136)
Esta semana se redobló la presencia policial y militar en el CRS.ANGELO CHAMBA

Bellavista es un barrio ubicado en el este de Santo Domingo de los Tsáchilas, conocido por albergar el Centro de Rehabilitación Social (CRS). Es una zona rural con muchas necesidades, que aumentaron luego de la violencia suscitada desde la madrugada del lunes 9 de mayo dentro del centro penitenciario.

Esta semana, los familiares de los reos, que llegaron desde varios puntos del país, rogaban para que trasladaran de allí a Los Lobos, banda delincuencial que ocasionó un enfrentamiento con una de sus subdivisiones, los R7, y que se cobró 44 vidas. Los vecinos piden lo mismo.

NUEVO AMOTINAMIENTO EN (8176960)

Familiares de internos de la cárcel de Santo Domingo: "Saquen a Los Lobos, por favor"

Leer más

“Antes no pasaban estas cosas, han traído a ese señor Anchundia (líder de R7) y aquí empezó la violencia”, dijo Narcisa García, una de las moradoras.

Allí, donde se puede observar caballos deambulando por la vía y gallinas paseando entre los patrulleros policiales, la poca paz que tenían se ha terminado, o al menos esa es la percepción de los vecinos.

Lo confirman las cifras de muertes violentas en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas, aunque según el coronel Jaime Salazar, comandante de Policía, solo hay seis casos más con respecto al año pasado. “Comparando las cifras de provincias como Guayas o Manabí, es una zona tranquila”, agregó.

Narcisa y su esposo no escucharon la balacera ni los gritos, pero sí tuvo que cerrar su casa “por si a alguno de los prófugos se le ocurría meterse”. Afortunadamente no sucedió.

Según el Ministerio del Interior se escaparon 220 reos, de los cuales han sido recuperados 200. Sin embargo, en las cifras de la comandancia de la provincia constaban 246 recapturados.

La mujer de la tercera edad ha aprovechado la afluencia de gente de los últimos días para vender jugo de caña, cultivo predominante.

Aunque se llevó un susto cuando encontraron explosivos en la base del puente de la zona. “Debieron ser los presos, no creo que un vecino lo haya hecho”.

Por ahora se siente segura porque la presencia policial y militar aumentó. De hecho, dos vehículos policiales están en la puerta de su casa y los gendarmes “hasta le han hecho el gastito”.

El movimiento comercial se desarrolla alrededor de la prisión. Se leen letreros como “Se aceptan encargos”. Una de las dependientes explicó que “como les revisan hasta el estómago, deben dejar algunas pertenencias”. Ella no quiso identificarse.

Las tiendas tienen rejas, algunas están abiertas y otras ‘selladas’ con grandes candados que no dejarían pasar ni al más hábil.

RECORRIDO POR LOS BARR (8179168)
En los negocios han puesto rejas para blindarse de la inseguridad.Karina Defas

VOLVER A LA NORMALIDAD

Ese lunes todo era incertidumbre. Los moradores escucharon las sirenas de las ambulancias y los patrulleros. Los uniformados les pidieron que el resto de la tarde ya no salieran. “Sí se veía gente no conocida en los alrededores. Algunos estaban atemorizados”, comentó David Zambrano, morador de la zona.

La incertidumbre de no saber qué mismo pasaba hizo que muchos vecinos del barrio Cristo Vive, que está junto a Bellavista, tampoco salieran. “También se llenó de familiares que estaban enojados por lo sucedido”, agregó Zambrano.

Temían que haya desmanes al enfrentarse con los gendarmes, aunque algunos han aprovechado para vender gaseosas, aguas y comida.

Ecuador suma otros 44 (8173747)

Trasladan a 76 presos de la cárcel de Santo Domingo de los Tsáchilas

Leer más

Expectativas diferentes entre vecinos, porque mientras unos lo ven como una oportunidad de negocio, otros solo quieren volver a la normalidad. “Yo soy reciclador y en general es una zona tranquila. Solo queremos que todo vuelva a ser como antes”, comentó el morador.

Sin embargo, para Narcisa, este no es un escenario muy próximo. “Quizá no sea la primera vez y con la presencia de bandas ya uno duda”.

INSEGURIDAD

A pesar de que aspiran a una normalidad sin reos fugados ni matanzas a unos cuantos metros de distancia, los vecinos contaron que sí existen robos.

Allí existe un servicio de motos, ya que no hay bus para ese barrio. Los llaman los fleteros. Estos nueve hombres llevan pasajeros de la entrada de Cristo Vive hasta el CRS por 75 centavos. Son dos kilómetros de recorrido que los familiares de los reos deben recorrer en los días de visita.

“No hay iluminación, por eso en la noche es peligroso por los robos”, indicó Cristian Muñoz, uno de los fleteros.

RELACIONADAS

A sus compañeros ya les han quitado sus herramientas de trabajo. “Uno de ellos la recuperó luego de un año”, relató.

Es que los pillos aprovechan los matorrales de la calle que conduce a la prisión para sorprender a sus víctimas. “Ahora nomás que la policía anda tanto por aquí, deberían preocuparse por los alrededores también”, pidió el motociclista.

Algunos habitantes prefirieron esconderse de las cámaras. “Yo le contaría, pero acá es peligroso”, dijo una mujer detrás de las rejas de su tienda.

Temía alguna represalia. “Solo le puedo decir que aquí sí se mueve la mafia”, reveló y caminó hacia la trastienda.

SIN SERVICIOS BÁSICOS

Luis Orellana, también morador de Bellavista, contó que la vía que conecta al barrio con la calle principal en Cristo Vive fue pavimentada hace 15 años. “Desde ahí no hacen mantenimiento, por eso ya no vienen los buses”, acotó.

Hasta antes de la pandemia de COVID-19 había una línea de transporte, pero ahora, si no hay un fletero, a los habitantes solo les queda caminar.

RECORRIDO POR LOS BARR (8179145)
Los fleteros llevan a los vecinos hacia la calle principal.Karina Defas

Además, ninguna de las propiedades de la zona tiene agua potable o alcantarillado. “Seguimos cogiendo agua de pozo y nuestros desperdicios (los depositamos) en pozos sépticos”, declaró Orellana.

Jaime Salazar, comandante de la provincia, sostuvo que esta zona no tiene caminos “porque no hay casas alrededor” y que la vía principal no se ha pavimentado “para que se hagan los recorridos en jeeps”.