Columna: Espíritu de Navidad y paz

Exclusivo
Opinión

Columna: Espíritu de Navidad y paz

Hoy celebramos los cristianos la Nochebuena, víspera de la Navidad, la fiesta cristiana más importante del año por conmemorar el Nacimiento del Niño Jesús.

Hoy celebramos los cristianos la Nochebuena, víspera de la Navidad, la fiesta cristiana más importante del año por conmemorar el Nacimiento del Niño Jesús.

Las familias ecuatorianas se reunirán para levantar una plegaria de agradecimiento y pedir que la paz reine en todos nuestros hogares y pedir por el futuro de todos.

Sin embargo, en nuestro país constatamos que esa paz brilla por su ausencia. La corrupción es denunciada en los servicios públicos; los reiterados ataques a los medios de comunicación; las atosigantes odiosidades desatadas entre políticos-asambleístas, son indicadores evidentes de que el país no tiene la paz que tanto ansían los ecuatorianos.

La imparable violencia en las calles, la delincuencia imperante en todas las regiones del país, el narcotráfico, el creciente desempleo, reclaman a gritos la ausencia de hombres de buena voluntad.

En estos tiempos donde se publicitan descaradamente tantos antivalores, como el egoísmo, la morbosidad, la calumnia gratuita y las inmoralidades de todo tipo, podemos lograr la paz simplemente aplicando la regla fundamental del cristianismo: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Es lo que deberíamos tratar de hacer la mayoría de nosotros como simples ciudadanos y hombres de buena voluntad.

“Feliz Navidad y un próspero año 2017”.