Exclusivo
Opinión

Columna: No es lo mismo amor que sexo

El agua sirve para beber cuando es pura y limpia, pero no si está contaminada.

El agua sirve para beber cuando es pura y limpia, pero no si está contaminada. El cielo es el templo con sus propias luces: el sol, la luna, las estrellas, ¿Cuál otro escenario necesitamos para agradecer a Dios por su grandeza?

Así como la falta de buena alimentación y ejercicios conllevan a la obesidad y a la hipertensión, diabetes, etc., así la promiscuidad sexual lleva a contraer las enfermedades de transmisión sexual (ETS). No se puede confundir el amor con el sexo. Amor es la manifestación más extraordinaria y pura de lo que es capaz de sentir un ser humano. Recordemos que los animales también tienen deseos sexuales, pero no aman. El amor es más espiritual, es una metafísica que alegra, que hace de los sueños melodías suaves e interminables. El sexo en cambio es éxtasis, emoción que cuando explota termina y a esperar otro posible encuentro. Es igual de lindo, pero le falta continuidad si no se condimenta con el amor. “El amor es la única respuesta satisfactoria al problema de la existencia humana”. Erick Fromm.

“Uno de los frutos más notables de la civilización occidental es haber logrado una relación cultural entre el impulso físico de la sexualidad y la emoción del amor, que es hoy la más noble de las emociones. Esta relación no es natural, por el contrario es un descubrimiento cultural y divino”. Paul Bohannan.