SUSCRIBIRME POR $1/ 1 MES

Exclusivo
Opinión

Un buen dato: Nos reconciliamos con el FMI

ESTAMOS YA EN el último mes del año y, por lo que se conoce de la proforma presupuestaria 2018, no habrá mayores cambios fiscales de los que sufrimos en los últimos años. No se ve una gestión para reducir la obesa burocracia que dejaron Correa y sus seguidores. Siguen los empleados públicos castigando el bolsillo de los contribuyentes. Termina 2017, no con una baja inflación, sino quizás una leve deflación, según expertos en la materia, y no cabría una elevación anual del salario mínimo vital, lo cual tiene un trasfondo político. En el equipo financiero del Estado se han producido unos pocos cambios que no entusiasman a las Cámaras de la Producción. El preocupante endeudamiento externo sigue creciendo y persiste la incógnita por el tratado comercial -que se vence el próximo 31 de diciembre- con nuestro principal comprador, Estados Unidos.

---

POR OTRA PARTE, el Ecuador se ha reconciliado con el Fondo Monetario Internacional, y eso es un buen dato luego de la crisis económica que dejaron Correa y su equipo, que se pelearon con el FMI mientras unos cuantos ‘sabidos’ se llenaban los bolsillos, en forma desafiante... Se confía en que mejorarán las exportaciones a la Unión Europea gracias al nuevo Tratado; que se incremente nuestra producción petrolera de los 500 mil barriles diarios de promedio a 700 mil, como se planifica. Y que aumente la ahora pequeña producción y exportación minera, sin descuidar el turismo receptivo, si se tecnifica esa actividad tan importante.