Exclusivo
Actualidad

Señales de que te podrían 'meter mano' en Guayaquil

Según los expertos, el uso de la defensa personal para evitar ser victimado tiene su pro y contra porque no contamos con el factor sorpresa del victimario

Los ladrones prefieren usar capuchas para esconderse de sus víctimas.
Referencial. Los ladrones prefieren usar capuchas para esconderse de sus víctimas.Pixabay

A quién no le ha pasado que yendo por las calles de Guayaquil lo han asustado y dejado con el ‘Jesús en la boca’ al decirle :“bájate con todo, h%$·&a”. Pues esto es una constante diaria que se vive en la urbe porteña, aunque las estadísticas de delincuencia en el Ecuador apuntan a que el robo a personas disminuyó entre enero y febrero de 2021 en comparación a los dos años anteriores (por denuncias presentadas).

Acorde al reporte de la Comisión Especial de Estadísticas de Seguridad, Justicia, Crimen y Transparencia, el número de 'choreos' entre los dos primeros meses de 2020 fue de 5.608 y para la misma fecha pero de este 2021 afirman que hubo una reducción del 34,1 %.

Sin embargo, andar por lugares o zonas como corredores viales de trasporte público, paradas de semáforos y bus, en los ingresos o salidas de locales comerciales e ingreso a los domicilios, son el ‘platillo’ que se ‘comen’ los ‘dueños de lo ajeno’ para cumplir su cometido a específicas horas del día.

Así lo dice el jefe de la Policía Judicial, Walter Villaroel, quien comparte a EXTRA algunas señales que son vitales para ‘olfatear’, si me podrían ‘meter la mano’ en algún momento.

De entrada, el coronel nos alerta con “visualizar comportamientos anormales” como movimientos erróneos del infractor; es decir, cuando una persona, de la nada, cruza la calle sin sentido. Además, un sujeto( a) que permanezca en un lugar solo por mucho tiempo sin causa aparente podría ser un sinónimo que alguna fechoría va a cometer.

Básicamente, para no dejarnos robar, debemos observar con alerta en todas las direcciones cuando salgamos a la ‘calle’, pero Villaroel es enfático en decir que “identificar a alguien que esté por robarme depende del nivel de alerta en el cual nos encontremos”. 

“Tenemos que evitar usar elementos de distracción como celulares, tabletas u otros en la vía pública”, sugiere.

Pero aún hay más. Según el director general deI ICPS Ecuador, Robert Charcopa Celi, para identificar al un ladrón es importante observar el lenguaje corporal, porque "el cuerpo expresa lo que el alma siente". 

"Una persona que esté con las manos en los bolsillos, mirada perdida o nervioso podría decirme que cometerá algún acto delincuencial común", dice Charcopa, quien precisa que para que un robo califique como tal el articulo o prenda debe tener un valor de 600 dólares, "menos de ese valor es contravención".

Además, Villaroel acota que un infractor puede ser identificado por su comportamiento inusual, nervioso y errático. "Ellos prefieren la utilización de gorras o capuchas para evitar ser identificado", agrega.

Incluso, mi 'sub' señala que en las modalidades de arranchadores actúan en grupos de entre 3 hasta 7 personas, "aglomerándose alrededor de la víctima para distraer su campo visual, y de percepción y poder apropiarse de sus bienes".

El protector profesional indica a este diario que si le 'entro' a patadas al ladrón, estoy expuesto a varias situaciones legales, por así decirlo. "Sí puedo defenderme, pero si le das una patada y queda inconsciente ocurren dos cosas: si a nadie le importa esa persona, todo quedará ahí: pero si hubo alguien cerca y la situación pasa a mayores ya estamos expuestos a una situación legal, donde van a primar la defensa legitima: legalidad, necesidad y proporcionalidad", detalla.

RELACIONADAS

Villaroel también opina que la legítima defensa y el estado de necesidad son causales de exclusión de antijuricidad. "Al existir una agresión a un bien jurídico protegido o derecho propio o ajeno (robos o agresiones) se puede actuar con el fin de precautelar el bien o derecho amenazado o afectado de quien está siendo víctima", agrega el coronel.

Ambos profesionales indican que no hay que estigmatizar a las personas ni exagerar en los estados de alerta; pero sí estar atentos a ciertos comportamientos.

No obstante, si no ando a 'patada limpia', y estoy en mi 'nave', también puedo ser objeto de robo. "A los arranchadores les gusta permanecer en los semáforos porque cuando el carro se detiene empiezan a delinquir", dice Charcopa.

"¡No hay que tirarles el carro!", asegura, porque "tengo que defenderme bajo las mismas proporciones con la que soy agredido".

"Se debe tener en cuenta que el resultado de la acción de protección no sea mayor al daño o lesión que se quiso evitar y que las acciones que violentan el bien o el derecho sean reales, actuales e ilegítimas", explica Villaroel.

Y si conozco de defensa personal...

Según Charcopa, el uso de la defensa personal para evitar ser victimado tiene su pro y contra porque no contamos con el factor sorpresa del victimario; es decir, no se sabe cuándo tenga un arma blanca. "Si soy sorprendido es mejor no poner resistencia", recomienda, ya que en esos casos es mejor no hacer nada. 

Rejillas

La ‘dan duro’ al robo de tapas de alcantarilla en Quito

Leer más

Explica que la defensa personal hay que usarla cuando esté confiado cien por ciento de mis habilidades y actuar cuando tenga identificado al ladrón, "pero te digo, es mejor evitar".

"Las personas podemos defendernos hasta las ultimas consecuencias. Es él o yo. En ese momento nos olvidamos de todo. En Ecuador es sistema judicial es muy complejo porque la sangre se sigue por oficio donde hay impunidad o satisfacción de la victima o victimario. Pero lo mejor es prevenir", finaliza.

EXTRAtips

  • Estar siempre atento al caminar en la vía pública y sitios con poca concurrencia de personas.
  • Prestar atención a vehículos o motocicletas que no tengan placas o las mismas están deterioradas o dobladas.
  • Preferir circular por vías con flujo de personas; ubicar carteras, celulares o billeteras en los bolsillos delanteros o en la parte frontal para tenerlos a la vista.
  • Tener a la mano las llaves de acceso a locales o domicilios a fin de evitar retardos en los ingresos que pueden dar facilidades a los infractores.
  • Estar atentos en los semáforos, con las ventanas arriba. si parquea su vehículo, hágalo en parqueaderos privados y no deje elementos como bolsos o mochilas a la vista.
  • Preferir el uso de tarjetas y servicios digitales, y no el manejo de dinero en efectivo.