Exclusivo
Buena Vida

Aguacate 'pepa' para la salud íntima

Un aseo adecuado y la visita al ginecólogo previene enfermedades propias de la anatomía femenina. Alimentos con grasa natural regulan las hormonas.

Imagen vagina-salud-femenina-calzones
El aseo y la visita a un médico pueden prevenir problemas de salud.Referencial

Un chequeo ginecológico anual es la forma más adecuada de cuidar la salud femenina y prevenir enfermedades. Estas pueden ir desde una infección vaginal hasta problemas serios, como el cáncer de cuello uterino.

El ginecólogo Juan Carlos Paz explica que un aseo eficiente en esta área evita las vaginitis bacterianas y también las que son producidas por hongos. “No se debe usar cualquier jabón. El pH de la vagina es ácido y necesita uno que no lo afecte”, añade.

Los signos que generalmente se manifiestan cuando existe una infección son un flujo vaginal con una textura y olor distintos y una picazón constante. “Se debe dar una solución a tiempo. De lo contrario, podrían causar, incluso, la infertilidad”, agrega.

Aunque el aseo debe ser minucioso en esta zona del cuerpo, tampoco debe ser excesivo; es decir, no más de una vez al día y en el área externa de la vagina. “Se puede hacer una combinación de un litro de agua con una cucharada grande de vinagre para los baños íntimos”, resalta.

Aunque el 80 % de las consultas ginecológicas están ligadas a las infecciones, existen otros problemas de la salud femenina que pueden evitarse con la visita a un especialista.

Por ejemplo, los quistes de ovario y los fibromas de útero, dos alteraciones muy comunes en la anatomía femenina.

De los primeros, el 1 o 2 % de los casos pueden ser malignos. Mientras que de los segundos, en su mayoría son inofensivos.

“Los fibromas requieren cirugía únicamente cuando causan mucho dolor o sangrado”, especifica Paz. Aunque las pacientes que llegan al quirófano por esta causa son menos del 10 o 20 %.

El especialista explica que la telemedicina no es una opción en el campo de la ginecología, porque el médico debe revisar de forma presencial a la mujer para saber si está sana.

Pese a que la pandemia ha limitado muchísimo las citas médicas, la atención temprana puede salvar la vida de una mujer. “No se deben descuidar. Un eco y un papanicolau pueden detectar irregularidades para darle tratamiento oportuno”, enfatiza.

Una dieta para las chicas

Hábitos alimenticios saludables, ejercicio continuo y una pareja sexual estable pueden reducir los riesgo de enfermedades en las mujeres. Aun así, la nutricionista Catalina Martínez indica que existen productos ideales para estabilizar las hormonas femeninas, evitar infecciones y subir las defensas.

Uno de los alimentos estrella para estos fines es el aguacate, ya que contiene omega 3 y vitamina E. “Es una excelente opción por su contenido en antioxidantes. También tiene grasa natural, por lo que ayuda al equilibrio hormonal y a combatir el sobrecrecimiento de los hongos en el organismo”, destaca.

La col, el kale, la espinaca y la rúcula son alimentos alcalinos que ayudan al cuerpo a desintoxicarse. “Disminuyen las bacterias y también estabilizan los niveles hormonales”.

De la misma forma, el limón es una fruta que es alcalinizante. Esto quiere decir que ayuda a equilibrar el pH del cuerpo y a recuperar la salud.

Evite

 Cuando se padecen infecciones vaginales, es mejor evitar los lácteos y sus derivados. Esto debido a que contienen azúcares fermentables y lactosa, dos componentes inflamatorios. Además aumentan la posibilidad de sufrir desequilibrio hormonal.

Antibióticos

El ajo es un antibiótico natural. “Se lo debe incluir en las preparaciones en general o como aderezo y complemento de las verduras de hojas verdes para hacer un plato rico en antioxidantes”, precisa la nutricionista.