Exclusivo
Buena Vida

Halloween: ¿Qué opinan las religiones sobre celebrar la Noche de Brujas?

Líderes católicos, judíos y evangélicos dieron su opinión a EXTRA sobre si celebrar Halloween está permitido o no.

Imagen 34
Referencial. Algunos líderes religiosos explican que Halloween se ha transformado de una fiesta religiosa a secular.Pixabay

En el capítulo 18 del libro de Deuteronomio —de la Biblia— se habla de no intentar consultar a los espíritus, tampoco a los que practican magia o brujería. Esto sí sería una violación de un mandamiento de la Iglesia católica, pero ir a una fiesta de Halloween o disfrazarse no altera en nada la espiritualidad. Es la conclusión a la que llega el padre Gregorio, de la Iglesia Católica, ubicada en el norte de Guayaquil.

Según el religioso, la gente puede celebrar Halloween porque está en la libertad de hacerlo. Es decir, las personas tienen el libre albedrío para tomar la decisión de qué celebrar y qué no. “Este asunto no es religioso, tiene que ver más con la determinación con respecto a las tradiciones de cada persona”, dice.

Además, el sacerdote menciona que “no hay nada de malo” en que los niños o jóvenes se disfracen de sus personajes favoritos; incluso, que el hecho de ir a fiestas por el 31 de octubre, pedir dulces a sus familiares o regalos es una diversión sana que no atenta contra la dignidad humana ni causa un “desbalance espiritual”. Sin embargo, acorde a su visión, el peligro radica en los trajes que glorifican el mal deliberadamente e infunden miedo o pretenden “obtener poderes a través de la magia o la brujería”.

▷Lee también: Satanismo: el tema principal que se locuta en una cabina

“Lo malo está en poner otras cosas por delante de la relación con Dios. Este sería el único peligro del Halloween, porque de alguna manera Dios y la connotación religiosa se pierden en todo esto, y que finalmente las personas terminen glorificando el mal”, explica. Además, añadió que es importante recordar que el diablo y los espíritus malignos no tienen ninguna autoridad adicional en Halloween, aunque parezca.

Samhain y Halloween

En cuanto a la religión judía, el rabino Joseph Castellanos, líder de la sinagoga Adulam, menciona que el Halloween responde a una festividad antepasada de Samhain, que marcaba el final de la temporada de verano y de la recolección de la cosecha.

“A partir de esa época comenzaba la temporada ‘de la oscuridad y el frío’. Samhain, el dios de la muerte, decidía en esos tres días qué iba a hacer con las almas de los que habían muerto en el año anterior, y por lo tanto el pueblo guardaba noches de vigilia alrededor de fogatas e intentar disipar las intenciones de Samhain”, narra.

La noche de Samhain se transformó entonces en “All Hallows Eve” (Noche de todos los Santos) donde según Castellanos, marcaba el inicio de dos días de conmemoraciones católicas: el Día de Todos los Santos (1 de noviembre) y la Conmemoración de los Fieles Difuntos (2 de noviembre).

Sin embargo, con el tiempo, “All Hallows Eve” o Halloween se transformaría en Estados Unidos, adonde llegó de la mano de los irlandeses. “Al llegar a Estados Unidos, Halloween se despojó de la capa ‘religiosa’ y se transformó en una gran festividad secular americana”, dice el rabino a EXTRA.

Para muchos norteamericanos, por ejemplo, Halloween es equiparable al Thanksgiving o Día de Acción de Gracias, una festividad secular que nada tiene que ver con un ritual religioso. De hecho —apunta Castellanos— la gran mayoría de la gente que se disfraza o que regala dulces “no tiene ni la menor idea del origen pagano y luego cristiano de la festividad”.

▷Lee también: Cinco clásicos del terror para ver antes de Halloween

Sobre este tema, la biblioteca judía está más dividida. Están los que opinan en no celebrarla y los que dicen que sí se puede.

“Obviamente, los judíos modernos estamos con la última, y por eso celebramos el día de la independencia del país en el que vivimos, el año nuevo y otras conmemoraciones siempre que estas no coincidan con Shabbat (sábado) o días festivos del calendario hebreo”, dice.

En resumen, el rabino aclara que para que un judío celebre Halloween debe hacerse dos preguntas. La primera es si Halloween es una festividad secular o religiosa. “Si es religiosa, claramente debemos abstenernos”, indica.

“Creo que esto cambia en cada cultura, hay lugares donde estas festividades todavía tienen connotaciones religiosas y hay otros lugares en donde son claramente celebraciones comerciales carentes de mayor sentido”, sostiene.

La segunda es si está permitido celebrar una festividad secular. “En ese caso mi respuesta es decididamente que sí”, afirma el líder de la Sinagoga Adulam.

Halloween, según el mundo evangélico

Pero la posición del pastor evangélico Edmundo Malatay es muy contraria a las anteriores. El líder de la Iglesia Cuadrangular, ubicada en Mucho Lote 1, norte de Guayaquil, asegura que esta fiesta es “dedicada a los dioses paganos” en donde el desenfreno y la locura se posesiona en los que la celebran.

“Hay muchos cristianos que la celebran y está mal, porque esta fiesta es satánica. Fue establecida para adorar espíritus malignos y atraer las tinieblas y el desenfreno. ¡Esto es pecado!”, expresa Malatay.

Ahora, ¿puede un cristiano celebrar Halloween? La respuesta del líder evangélico es categórica: “Absolutamente no”. ¿Por qué?, le preguntamos. Sencillamente, indicó, porque al disfrazarse se pierde la espiritualidad ya que el cuerpo es “templo del Espíritu Santo”.

“Si yo soy un fiel creyente y trato de tener una vida santa, no puedo añadirle a mi cuerpo vestimentas de oscuridad, como una calavera, o colocarme una máscara de muerte”, indica, ya que —según los preceptos bíblicos— ordenan a desligarse de todos los objetos utilizados en la magia, hechicería y brujería.

Pero el pastor asegura que los miembros de la Iglesia celebran Halloween de manera ’tapiñada’, y menciona que son más condenables porque están tentando al diablo. “Hay familias que le compran a los niños disfraces y los hacen partícipes de estas abominaciones. En vez de comprarles biblias para que se instruyan y no se mezclen en este entorno”, dice Malatay.

▷Lee también: ¿Quieres ganar 1.300 dólares viendo 13 películas de terror?

Hechos, capítulo 8 —citado por Malatay— reza que el ocultismo y el cristianismo no se deben mezclar, por lo que el religioso apunta que al hacer esto la persona sería “sinvergüenza”. “En este mundo hay personas que mezclan lo santo con lo profano. Dios dice que los vomitará de su boca porque no se deciden a quién servir. Es mejor quedarse en el mundo que dañar el testimonio de ser cristiano”, señala.

Voces

Entre tanto, varias personas del norte de Guayaquil, dicen que pese a llevar o no una vida religiosa están dispuestos a celebrar Halloween. Como el caso de Jazmín Buenaño, joven universitaria, quien ya tiene fecha para irse de farra por este día.

“Soy cristiana y no le veo nada de malo en ir a una fiesta de disfraces. Solo es un día donde te pintas, te pones ropa divertida y sales a disfrutar”, dice, ya que ahora el Halloween es más una fiesta de pintoresca que religiosa.

Al igual que Pedro Montiel, quien justamente cumple años en el Día de las Brujas, afirma en celebrarlo “en bomba”.

“Los religiosos dicen que está mal, pero cuando se cumple años, ¿cómo se hace? Esta vida es una sola y hay que disfrutarla en bomba”, manifiesta el joven de 23 años, quien ya ha comprado un disfraz de Peter Pan.

Y tú, ¿celebrarás Halloween?