Exclusivo
Crónica

¡Fue librado de la muerte y del desempleo!

Hace un mes intentó suicidarse por no tener trabajo, pues tiene un bebé que alimentar. Sus lágrimas de angustia hoy son de gratitud a Dios, quien sustenta su estómago y alma

empleado y empleador
Randy nunca ha trabajado en restaurantes y no sabe cocinar. Su jefe, Alejandro, le enseña de a poco ciertas preparaciones. Hoy trabaja en ‘La Parrilla del ÑatoJimmy Negrete-Extra

El mes pasado, Randy Sánchez, 26 años, apareció en varios medios de comunicación. El motivo: quería lanzarse del Puente de la Unidad Nacional, pues desde diciembre estaba desempleado y no tenía sustento para alimentar a su hijo de 10 meses y a su pareja.

“Ese día salí de mi casa, en Yaguachi, a las cuatro de la mañana, me vine caminando para llevar cuatro carpetas a varias empresas. En una me dijeron que me quede para la entrevista, emocionado creí que por fin conseguiría trabajo, pero la jefa de Recursos Humanos expresó que no estaban necesitando personal con discapacidad, rememora el joven.

No quería regresar a su casa derrotado. Llegó hasta el puente y en ese momento “se me vinieron a la mente todas las puertas cerradas e iba a tomar la fatal decisión, pero gracias a Dios no se concretó”, confiesa Randy, quien hace 10 años sufrió un accidente que le causó una discapacidad en su pierna derecha del 35 por ciento.

Habían días en los cuales en su casa solo comía el bebé, y cuando ellos lograban obtener esa bendición era arroz con tomate.

“Uno puede aguantarse el hambre, pero un bebé no. Hay personas que dicen no tengo trabajo armo mi banda, robo y consigo dinero. Jamás se me ha pasado eso por la cabeza. Tengo tatuajes, pero eso no significa que sea delincuente, los tengo porque me gustan, pero mi récord policial está limpio, nunca he tenido problemas con la ley”, sostiene.

empleo
Randy también ayuda a sacar los panes o pizzas del horno. Él no le huye al 'camello'.Jimmy Negrete-Extra

Cuando se practica lo que predica

Ese 16 de junio, Alejandro García salía de su casa en Samborondón e iba a su restaurante, en el centro de Guayaquil. Para ello tenía que pasar por el tramo en el que se encontraba Randy y su mente ofuscada. Mientras manejaba vio la escena un hombre sentado en la baranda, frente al Río Guayas, con intenciones de lanzarse.

“Tenía que darme un vueltón para regresar donde estaba Randy y le dije a Dios (en quien creo fervientemente), si me quieres usar vas a permitir que él todavía esté allí y si ya lo bajaron, la gloria sea a ti. También muéstrame qué lo está llevando a tomar esta decisión. Vi dos imágenes un hogar y una cocina. Entendí que no tenía qué comer y que esto le estaba causando problemas en su familia”, dice Alejandro.

Se estacionó y le preguntó a un policía si podía hablar con Randy, quien estaba a unos 15 metros de los uniformados. Cuando le cuenta lo que Dios le reveló en visiones, Randy lloró como un niño y escuchó el mensaje de esperanza que se estaba escribiendo en el cielo. Al final García le dijo que él tiene un negocio de comidas y que lo podría ayudar. De a poco bajó la ‘guardia’ y en segundos un policía lo agarró y lanzó hacia en interior del puente. Lo único que alcanzó a decir García fue “abrácenlo, eso es lo que necesita”

Como Randy no paraba de sollozar, el empresario gastronómico le dejó su número a uno de los policías, para concretar su oferta laboral.

“Los policías lo llevaron a su casa e hicieron una ‘vaquita’ para comprarle comida. Llevaron como 20 fundas, su mujer pensaba que había robado. No veían esa cantidad de alimentos hace mucho tiempo”, revela García.

Un nuevo comienzo...

Randy se comunicó con su futuro empleador y desde entonces es el posillero de una reconocida parrilla de la ciudad. Es un puesto de orden y limpieza, en el que ayuda con pequeñas cosas en la cocina, como pasar los panes con ajo. Por el momento no hace preparaciones porque el ‘rescatado’ no sabe cocinar.

“Lo bueno es que no solo se lo pudo ayudar con pan para el estómago, también para el alma y eso lo da Dios. Ahora quiere casarse con su pareja y quiere conocer a aquel quien realmente lo salvó, Jesús”, concluye su empleador.  

RELACIONADAS

Datos

- La esposa también tiene una discapacidad, la de ella es visual.

- Alejandro García es hijo de la leyenda del fútbol, Eduardo ‘El ñato’ García (fallecido).

TE RECOMENDAMOS