Exclusivo
Familia

No comparaciones, no ‘pica’ entre ñaños

Evita enfocarte en los celos, mejor céntrate en qué van a hacer como padres para que la relación entre los hermanos no se lastime y ellos no crezcan con creencias infundadas

celos
Los niños celosos pueden presentan baja autoestima, cuadros de ansiedad, miedo, indisciplina y hasta agresividad.Archivo Shutterstock

Seguro vio por redes sociales un video que se volvió viral: sus protagonistas dos niñas brasileñas. Una le hala las ‘mechas’ a su ñaña por soplar su vela de cumpleaños. Pese al zamarreo, la despeinada no dejó de sonreír, como obteniendo un logro personal.

El contenido puede provocarle risa, pero solo revela un problema común en casa: los celos entre hermanos.

“Sentirlos es una característica normal del ser humano frente al hecho de creer que es menos atendido, amado, valorado que los demás. Puede frustrarse al pensar que no es correspondido emocionalmente por quien quiere. Se presenta en cualquier etapa de la vida”, dice Génesis Crespín máster en Psicología Educativa y maestra, quien señala que el favoritismo puede ser una de sus causas.

Yanira Ibarra, psicóloga clínica, sostiene que los niños manifiestan sus celos de forma distinta. Usan frases como: “siempre a mí”, “¿Por qué no lo mandan a él?”. Pueden mostrar un poco de hostilidad hacia su hermano, evita hacer actividades juntos.

“El mal manejo de este sentimiento repercute en ellos mismos. Sus pensamientos los llevan a creer que no son importantes dentro de la familia y por ende que no pertenecen a ella, lo que desencadena baja autoestima, que se verá reflejada en otros ámbitos a medida que crezcan”, menciona la especialista.

Mayor, intermedio y menor

Ibarra cita la descripción de los hijos, según el psicólogo Alfred Adler, quien dice que el mayor tiende a esforzarse más por cumplir con asignaciones y retos impuestos; suele ser sobreprotegido. El del medio no tiene la misma supervisión y control paterno, puede sentirse desprotegido y lucha por tener la misma atención que sus otros hermanos; es competitivo. El menor tiene más independencia, menos exigencias y responsabilidades; puede ser el consentido.

“Estas características ayudan a comprender mejor lo que cada chico requiere y las estrategias a usar para lograr una mejor relación entre ellos”, dice la experta.

EXTRATIPS

    • Modela en pareja la relación que quieren que sus hijos lleven con sus ñaños. No basta solo con hablar de valores, hay que poner el ejemplo.
    • Fomenta en casa los juegos cooperativos, en los cuales ustedes como padres de familia los ayuden a generar empatía en los chicos. Y permite que los ñaños encuentren soluciones a sus dificultades; que no sea únicamente en los juegos, también en las actividades cotidianas.
    • Frente a un conflicto que la corrección sea hacia la conducta de los chicos, no a ellos como personas. Generalmente, en estas peleas, al niño agresor se le dice “eres malo” y se comienza a atacar al individuo, cuando en realidad la forma correcta de exhortarlo es preguntándole: ¿Qué pasaría si a ti te lo hacen... te gustaría?, ¿cómo crees que se siente tu hermano?
  • Evita realizar comparaciones entre los hermanos. Asimismo no discrimines ni muestres preferencias, en su lugar brinda igualdad de oportunidades para cada uno de tus chicos.
  • Que las palabras de felicitaciones y aprobación sean dadas simultáneamente a todos tus hijos. De igual manera que la disciplina sea equitativa.
"Pueden llegar a ser reactivos porque creen que todo el tiempo los atacan y deben defenderse. Pueden generarse rencores familiares”.Yanira Ibarra, psicóloga clínica
celos de hermanos
Los padres pueden entrenar desde pequeños a los chicos en la resolución de conflictos y sugerir su uso cuando haya un problema.Pixabay
“Es más común cuando llega un nuevo bebé; es la etapa de apego que está cruzando su hermano. Se da entre 2 a 5 años”.Génesis Crespín, psicóloga educativa y maestra
TE RECOMENDAMOS