Exclusivo
Salud

Con una dieta saludable puedes evitar o combatir los reflujos

Este problema digestivo se resuelve con tratamiento médico, pero una dieta adecuada te ayuda a mejorar los síntomas. Aquí te damos algunos consejos 

estomago
Este tipo de afección digestiva puede mejorarse con un régimen equilibrado y balanceado.Pixabay

¿Te ha pasado que tienes que dormir con un cerro de almohadas, y descansar prácticamente  sentado para no tener esa sensación de que se te regresan los  alimentos ingeridos? Si eso te ocurre es probable que tengas reflujo, un problema digestivo que hace que el contenido del estómago vaya hacia el esófago e incluso pueda llegar a la garganta, lo que ocasiona una irritación, la cual que produce acidez, dolor de pecho o náuseas luego de comer.

La gastroenteróloga María Luisa Jara revela que el 5% de sus consultas médicas (atención primaria en dispensarios y centros de salud), son por este afección, que puede presentarse al ingerir grandes cantidades de alimentos (especialmente lo que son grasas, bebidas gaseosas, comidas condimentadas, alcohol), lo que causa la dilatación y aumento de la presión en el estómago, lo que hace que el esfínter esofágico inferior se relaje, en pocas palabras, se abra y el líquido retorne. Otros factores desencadenantes son el cigarrillo, la obesidad, el embarazo y presencia de una hernia hiatal.

Mientras te alimentas no bebas líquidos, así se impide el aumento del volumen del estómago. Por eso consume estos líquidos entre las comidas, aconseja la licenciada Paola Sánchez, especialista en dietética y nutrición. Seguro te preguntarás entonces ¿qué puedo consumir y qué no? o ¿hasta qué hora comer? No te preocupes, que las expertas responden estas inquietudes a continuación:

RELACIONADAS

EXTRATIPS

    • Consume alimentos cocinados a la plancha, hervidos, al vapor u horno, pan, hortalizas, verduras, pollo, pescado.
    • Evita los frutos cítricos, las grasas (sobre todo frituras), embutidos, chocolate, dulces alcohol, café, bebidas con gas, refrescos carbonatados, zumos ácidos o azucarados, salsas, picantes y condimentos, productos mentolados. No tabaco.
    • Rechaza comidas abundantes, al organismo le cuesta digerirlas más y retrasan el vaciamiento gástrico. No alimentos a temperaturas extremas (ni muy frías o calientes). Come hasta las 19:00 o 20:00 y acuéstate dos o tres horas después de la ingesta.
    • No más prendas ajustadas, de esta forma evitarás la presión estomacal.
    • Eleva la cabecera de la cama con almohadas, de 10 a 15 centímetros.
  • Si tienes sobrepeso contrólalo, al igual que el estrés.
  • Evita agacharte o hacer ejercicios luego de comer. 
RELACIONADAS

Menús saludables

A continuación te presentamos dos alternativas que pueden ayudarte con tu reflujo. 

La primera opción es comer una tortilla de yuca al horno con queso y agua de manzanilla en el desayuno; a la hora del almuerzo consume 100 gramos de pescado al horno más ensalada de remolacha, zanahoria y papa mediana al horno. Y en la cena te viene bien 100 gramos de pollo con champiñones y camote cocinado.

Si quieres otra sugerencia, pilas con la siguiente. En la mañana ingiere un ¾ de taza de motepillo. En la tarde puedes preparar una taza de pasta integral con pollo salteado en nabo y zanahoria. En la noche puedes comer 100 gramos de lomo de cerdo a la plancha, pepino y tortilla de yuca.

TE RECOMENDAMOS