Exclusivo
Buena Vida

Slipknot: dos décadas de metal detrás de las máscaras

La banda estadounidense prepara su concierto para estallar el coliseo general Rumiñahui, en Quito.

Imagen 55
La banda estadounidense prepara su concierto para estallar el coliseo general Rumiñahui, en Quito.Internet

Originarios de Des Moines, estado de Iowa (Estados Unidos), un sector americano caracterizado por su arraigado cristianismo, surgen en 1995 cuatro jóvenes irreverentes bajo el nombre The Pale Ones, al mando del vocalista Anders Colsefini, el precusionista Shawn Crahan (cambiado de inmediato por Jordison), el bajista Paul Gray (muerto en 2010) y los guitarristas Donnies Steele (sustituído después por Craig Jones) y Quan Nong. Sacan su demo Mate.Feed.Kill.Repeat un 31 de octubre de 1996, día ideal para exponer lo que sería el distintivo que los haría famosos: las máscaras.

Su estilo musical fuera de los estándares del ñu metal o metal alternativo (género que surgió a mediados de los 90 con bandas de la talla de Korn, Coal Chamber, Rammstein, etc.) fusiona géneros del metal extremo (death, thrash) con la música electrónica e industrial (referentes como Ninch In Nails, Marilyn Manson, Rob Zombie, entre otros).

Ya en 1999, con una formación oficial, lanzan su primer álbum bajo el mismo nombre de la banda donde sobresale la potente voz de Corey Taylor (quien reemplazó a un opacado Colsefini), proveniente de Stone Sour, y el baterista Joey Jordison (le puso el nombre al grupo). Como en toda banda rockera han tenido problemas entre los miembros, tal como pasó con el despido de Chris Fhen, el alocado percusionista de la máscara bizarra de nariz larga.

Se los caracteriza por su espectacular puesta en escena llena de parafernalia oscura, que va desde llamaradas de fuego, pentagramas invertidos, plataformas de suspensión y el poder de cada uno de sus integrantes que dejan alucinados a los espectadores en cada presentación.

Lee también: Fiestas de Quito: música, pachanga y mucha cultura por los 485 de fundación

Estos músicos tienen la particularidad de cambiar de estrambóticas máscaras con el venir de un nuevo álbum (oficialmente presentados como tal desde 1999). No tienen una filosofía o mensaje específico en sus canciones (con temática que van desde la libertad del ser humano, el odio, la rebelión, la violencia, etc.), ya que en la mayoría describen las personalidades de sus integrantes (de acuerdo a la careta que usan para sus presentaciones). Los simbolismos de muerte y satanismo en sus videoclips y espectáculos son su mejor maquinaria comercial para atraer a los ‘gusanos’ (maggots), como son conocidos sus fanáticos.

LOS 9 DETRÁS DE LA MÁSCARA

Esta banda gringa la conforman 9 integrantes, cada uno numerado desde #0 al #8. En la actualidad esta es su formación:

#0 Sid Wilson: tornamesas, teclado, sintetizador (1998-presente). Encargado de ponerle la parte electrónica a la banda, gusta de saltar eufóricamente y mezclarse entre los espectadores.

#4 Jim Root: guitarra líder (1999-presente). Fue compañero de Taylor en Stone Sour. Con 1,98 m de altura es considerado uno de los guitarristas más altos de la historia. Se dio el lujo de vacilar a la diva del metal Cristina Scabbia, la bella frontman italiana de Lacuna Coil. Es quien menos cambios ha tenido en su máscara.

#5 Craig Jones: sampler, teclado, sintetizador (1996-presente). Uno de los miembros fundadores de la banda, empezó como guitarrista. Se lo identificaba por su máscara llena de púas. Es el más callado de los 9 ‘ñañitos’.

#6 Shawn Crahan: percusiones, coros (1995-presente). Es el más añejo y más inquieto del grupo (después de Chris Fhen). Se pasa sonando tanques de manera desquiciada. Su careta de payaso es la que más cambios ha tenido.

Lee también: Johann Vera pudo estar junto a Daddy Yankee en reality show

#7 Mick Thomson: guitarra rítmica (1996-presente). Gusta de los asesinos seriales, es uno de los miembros más polémicos. Su máscara de jockey (otra de las que menos cambios ha tenido) lo identifica como un tipo muy serio y frío, lleno de odio, ¡qué miedo!

#8 Corey Taylor: vocalista (1997-presente). Es el alma del grupo, compone y canta los temas, imponiendo su melódica voz múltiple que va desde barítono hasta gutural. Es uno de los integrantes más exéntricos, de mayor carisma y controversia de Slipknot. Su actual máscara transparente insita a que lo odien...¡y lo amen!

Desde el 2014, con la salida de Joey Jordison (#1) y la muerte de Paul Gray (#2) en el 2010, se les unieron dos integrantes (sin numeración): Alessandro Venturella, en el bajo, y Jay Weinberg, en la batería.

Llevan en su vida musical 6 álbumes oficiales, de los que se destacan grandes trabajos innovadores y con mucha creatividad como lo son Slipknot (1999), Iowa (2001), Vol. 3 (2004) y Al hope is gone del 2008, que le hizo merecedor a un premio Grammy por el tema Before I forget. Con la trágica muerte de Gray y la salida de Jordison, los álbumes 5: The Gray chapter (2014, hecho en honor al bajista fallecido) y We are not your kind (actual) entraron a una etapa de madurez melódica y técnica, dejando a un lado el metal pesado que le daban poder a sus más exitosos temas; de este último trabajo se destaca Unsainted, tema donde hacen uso de coros ambientales de iglesia para darle un ambiente más siniestro.

Lee también: La música de los noventa regresará a Quito

SE VIVE EL 27-N EN ECUADOR

Ecuador no se podía quedar fuera de la gira de presentación de su nuevo álbum, así que la banda de Estados Unidos prepara lo mejor de su artillería pesada para demoler la arena del coliseo general Rumiñahui en Quito, este miércoles 27 de noviembre.

Los negocios de camisetas y mercadería (no oficial de la banda) hacen que se adelanten las pascuas durante estos días previo al concierto. Los boletos para ver a esta gran banda veinteañera los encuentra desde los 62 dólares hasta $ 150. Los encargados de telonear este espectacular show serán Mad Brain, banda quiteña de metal alternativo que pondrá a moshear a su público. Desde Guayaquil se ofrecen buses y minivans de ida y regreso a Quito, que los puede dejar a la entrada del recinto por un costo de 35 dólares. De seguro será un espectáculo audiovisual sin precendetes en Ecuador.

PLUS:

EL TOP 10 DESENMASCARADO

1.- Hasta el 2008 no daban la cara por nada del mundo, si no fuera por su videoclip Before I Forget donde aparecen en su más pura naturaleza musical sin sus caracaterísticas caretas bizarras.

2.- Joey Jordison exigía su plataforma especial en cada presentación en donde le pegaba a los tarros girando a todos lados, ¡todo un fenómeno!

3.- Corey Taylor (#8) ha sido el foco de todo tipo de críticas por su personalidad temperamental, tanto así que el tercer álbum del grupo (Vol. 3: The Subliminal Verses) es un completo relato de sus frustaciones y problemas desde su infancia producto del alcohol y las drogas. Sin embargo, todo cambió en su vida al contraer matrimonio con Alicia Dove, quien lo renovó como hombre serio luego de dos compromisos fallidos.

4.- Como parte de la promoción de su último trabajo, We are not your kind, tienen a la venta su propio whisky llamado No. 9 Iowa, hecho con maíz y centeno de su tierra natal y promete hacer enloquecer a sus seguidores. “Espero que lo disfrutes tanto como nosotros. Vivir la vida, y estar siempre a salvo», es el lema que acompaña su peculiar bebida alcohólica.

5.- Su sencillo My plague fue parte de la banda sonora de la película Resident Evil, basada en el popular videojuego de Capcom y protagonizada por Milla Jovovich en el 2003.

6.- Su segundo disco, Iowa (2001), fue compuesto en medio de peleas entre los integrantes, apegados a la fórmula del ‘cada quien toca a su manera’, resultando ser uno de sus mejores trabajos concebidos.

Lee también: La música nacional ‘corre’ por sus venas

7.- Han tenido broncas con otras bandas, como los Mushroomhead por plagio de máscaras, agrupación que aduce que ese tipo de facha no tiene nada de innovadora.

8.- El uso de caretas, además de ser un motor publicitario, les sirve para esconder sus años. Como ellos lo dicen “el rostro envejece, la máscara no”.

9.- Gustan de jugar con audios aterradores en sus discos. En el álbum Iowa hacen uso de sonidos de motosierra y gritos desgarradores, ¡como para no dormir!

10.- El deceso del número #2 Paul Gray les golpeó tanto emocionalmente que estuvieron a punto de ponerle fin a la banda en el 2010. Fue Jordison quien los motivó a seguir, pero en el 2014 es separado por sufrir un problema lumbar que le impedía hacer uso de sus contundentes solos de batería.