Exclusivo
Cuerpeo

Zonas ‘secretas’ de placer

Hay otros puntos que están tanto fuera como dentro de la vagina que ayudan a que las personas con vulva tengan más excitación y lubricación

punto G
Las mujeres pueden usar sus propios dedos para estimular estos puntos.Tomada de internet

Si usted pensaba que el punto G era la única zona para hacer explotar de placer a una mujer, se equivoca. De hecho, son cuatro los puntos a estimular en la vulva para que ella tenga un clímax más intenso e, incluso, pueda tener los anhelados orgasmos múltiples o el squirt.

Papá

Sexualidad: Ideas para un día de placer con tu 'papacito'

Leer más

La sexóloga Paola Pérez, durante el programa ‘El placer de los lunes’, que se transmite a través del Facebook Live de Diario EXTRA, detalló que, además del punto G, está el A, el U y el K, que pueden ser estimulados con los dedos y con juguetes sexuales.

“Nuestra educación sexual ha sido tan escasa, que limitamos las relaciones a lo que está establecido o lo que miramos en la pornografía, pero de hecho, el cuerpo está lleno de sensaciones”, dijo.

Comentó que estos puntos pueden ser estimulados por la propia persona con vulva o por su pareja. Instó a que primero ellas conozcan su cuerpo a través de la masturbación e identifiquen estos puntos, para luego pedir y enseñarles a sus parejas cuáles les gustan más.

Detalló que del punto G es del que más se habla y es el que está ubicado a aproximadamente dos centímetros de la entrada de la vagina y puede ser estimulado con los dedos. “Como cuando uno hace la señal de ‘ven aquí’ con el dedo índice. Así se estimula esa zona que es como rugosa”, dijo la especialista.

El punto U es uno que está ubicado entre el clítoris y la uretra. Puede ser estimulado con la lengua.

El punto A se encuentra el interior de la vagina y rozando el cérvix, si colocamos los dedos mirando hacia el ombligo. La estimulación de este punto es complicada con los dedos, así que lo mejor es usar un juguete sexual.

Mientras que el K, ubicado en la parte final de la vagina, es el contrapunto al punto A. Se encuentra también tocando el cérvix (límite que da al útero), pero en la parte inferior, más alejado del ombligo. Es más complicado de alcanzar.

  1. Este recibió su nombre del doctor Grafenberg, considerado el primer ginecólogo que habló de este, en el año 1944.
  2. Trabajar nuestro suelo pélvico con ejercicios de Kegel es una opción maravillosa para fortalecer la zona y facilitar el acceso. El ejercicio consiste en hacer un movimiento con los músculos vaginales, parecido al que se hace cuando se está orinando y se intenta cortar el chorro.
  3. La posición de la ‘amazona’ (ella arriba) permite controlar la dirección de la penetración y localizar así el punto K (el más profundo) de placer, de una forma más fácil.
  4. El punto U se estimula de una forma muy sencilla con los dedos o con un vibrador cualquiera, como las pequeñas balas vibradoras.
  5. El punto A también es conocido como punto AFE (anterior fornix erotic zone), fue descubierto por el Dr. Chua Chee Ann en la década de los noventa.