Exclusivo
Nutrición

Pilas: la buena ‘jama’ baja el estrés

La nueva ola de contagios y muertes por el coronavirus ha traído ‘paniqueo’ y el nivel de ansiedad podría subir. Resuélvelo desde la alimentación

nutrición
El guineo es uno de los alimentos que contiene el triptófano, aminoácido que ayuda a bajar el estrés.Pixabay

Por lo general, se piensa que a través de los medicamentos se puede aliviar el estrés y la ansiedad. Sin embargo, lo primero que hay que hacer es recurrir a lo natural. En este caso, serían los alimentos, sostiene la máster Diva Sotomayor, dietista y nutricionista, quien explica que hay comida que contiene triptófano, aminoácido natural usado por el cuerpo.

“Es como la materia prima que sirve para producir la melatonina, que regula el sueño y la serotonina ayuda con el apetito, el estado de ánimo, incluso en la tolerancia al dolor”, manifiesta Sotomayor.

Según la experta, la ‘jama’ antiestrés está en el pollo, sardina, atún, leche, yogur, queso, maní, nuez, maduro, plátano, guineo, aguacate, avena, lenteja y garbanzo.

La tensión puede alterar el apetito y generar que este se vaya o aumente. Además, puede hacer que se escojan mal los alimentos como productos con alto contenido calórico, ricos en azúcares, sal y grasas saturadas o trans. Estos están en las galletas dulces, caramelos, helados, frituras y más, expresa su colega Brenda Pineda.

RELACIONADAS

“Uno de los mecanismos de defensa que tenemos frente al estrés es querer comer algo que nos saque de ese momento, pero eso empeora el estado de salud. Aparecen patologías no transmisibles como diabetes, hipertensión, etcétera”, indica Pineda.

Padecer de estrés (respuesta fisiológica frente a una amenaza real o imaginaria) hace que se bajen las defensas del organismo, haciéndolo propenso a virus e infecciones.

"Según datos del Ministerio de Salud, de las 28.437 atenciones que se realizaron en abril de 2020, en todas se hallaron estrés grave, ansiedad, depresión, crisis de angustia y falta de sueño".Rodney Chóez, nutricionista

Pero no solo se trata de lo que se come, sino el ambiente en el que se lo hace, por eso es recomendable que su ingesta se realice con toda la tranquilidad del caso. Así el cuerpo baja los niveles de tensión. También aléjese de los dispositivos móviles cuando se alimente y ría, aunque sea una sonrisa pequeña, aconseja el nutricionista Rodney Chóez, quien señala que la risa ayuda a la oxigenación, estimula el corazón, pulmones, relaja los músculos y produce las hormonas de la felicidad. 

paniqueo
La nueva ola de infectados y fallecidos por causa del coronavirus, podría causar ansiedad, estrés e incluso insomnio en algunas personas.Pixabay

Datos

  • ​Ojo con el café: Con niveles altos de estrés no se aconseja su consumo excesivo (más de tres tazas), ya que este producto actúa sobre el sistema nervioso, aumentando la presión arterial e intensifica la ansiedad, con una taza al día es suficiente.
  • ​Porciones de la 'jama': ​Las porciones estandarizadas son las más recomendadas: en lo que a fruta se refiere una unidad es lo adecuado; en los granos basta una taza. Respecto a las proteínas, que sean del tamaño de la palma de la mano.
masticar
La masticación, no saltarse las comidas son parte de las recomendaciones para reducir la ansiedad.Pixabay

Importante masticar

Mejora el sistema inmune. Se ha descubierto que cuando se ‘muelea’, se estimula un tipo específico de célula inmunitaria, llamada Th17.

A pegarse la buena ‘ruca’

La falta de sueño libera la hormona del estrés, que aumenta el peso y los problemas cardiovasculares. La hipertensión se la vincula a dormir menos de 5 horas.

"Las actividades físicas hacen que se liberen endorfinas y esta es una medicina creada por el mismo cuerpo, ideal para combatir el estrés”.Diva Sotomayor, dietista y nutricionista
pollo
Es preferible que consumas pollo asado o a la plancha, que frito.Pixabay
"La alimentación saludable es para todos, pero los requerimientos nutricionales: la energía que necesitamos para que nuestro cuerpo funcione correctamente va a depender de factores como edad, sexo, gustos y patologías.Brenda Pineda, nutricionista