Exclusivo
Cuerpeo

Cunnilingus: como comerse un heladito

El sexo oral para las personas con vulva puede ser explosivo si se conoce la zona y se aprenden ciertos procedimientos para hacerlo de manera correcta

sexo oral mujeres
Muchos hombres tienen conflictos con esta práctica porque no saben cómo hacerla.Shutterstock

Una de las quejas más recurrentes que tienen las mujeres en la cama está relacionada con el cunnilingus o el sexo oral para ellas. Al menos es lo que más frecuentemente escucha la sexóloga Paola Pérez durante sus consultas.

Ella explicó, durante el programa El placer de los lunes de Diario EXTRA, que hay muchos hombres que, por diversas razones, no les gusta o prefieren no hacer sexo oral a sus parejas con vulva. Añadió que una de estas razones es que no saben con exactitud cómo hacerlo.

“La vulva tiene muchas partes y zonas erógenas y es lamentable que algunas personas no sepan estimularlas. Esto deviene de una serie de factores culturales relacionados con el machismo”, dijo.

Comentó que a varias personas les da miedo o vergüenza preguntar. Sin embargo, también dijo que no es entera responsabilidad de quien realiza el sexo oral, sino de la persona que lo recibe. Es importante conocer qué le gusta y cómo le gusta que estimulen su entrepierna.

Uno de los errores recurrentes es ir directamente al clítoris y no fijarse en las otras partes de la vulva, que tienen terminales nerviosas y ayudan a intensificar el placer (ver infografía).

“Muchas personas creen que solo hay que prestar atención al clítoris cuando no es así. A veces no saben cuál es y creen que lo están tocando o acariciando correctamente y se quedan horas, sin saber que su pareja no está sintiendo placer”, dijo.

Durante la práctica del sexo oral en las mujeres es importante recordar que, además de los labios y la lengua, hay que usar las manos. La combinación de besos y estimulación con los dedos en el punto G (interior de la vagina) puede ser una combinación explosiva.

Al igual que en el sexo oral para las personas con pene, es importante la higiene personal y, con la vagina, hay que tener cuidado de hacerlo con productos que no la afecten o causen infecciones.

Además, recordó que no hay que ver a esta práctica como un ‘juego previo’, sino como una actividad sexual para dar placer en sí y tener orgasmos más intensos.

  1. Mientras la pareja juega con la vulva debe intentar cerrar lo más posible las piernas. Esa presión genera placer.
  2. Siente a la mujer en la silla con las piernas abiertas y elevadas. Su pareja se arrodilla a su frente y mientras presiona sus glúteos estimula con la lengua el clítoris. Además de manejar el ritmo, sus brazos permiten mover a la persona que está recibiendo la estimulación.
  3. Ella deberá acostarse boca arriba y colocar bajo su cadera una almohada. Así su pareja tendrá la mejor comodidad para saciar sus deseos. Los brazos de ella deben estar hacia atrás y sin posibilidad de bajarlos.