Exclusivo
Cuerpeo

Hable de sexo y goce más

Aunque parezca una tarea sencilla, no muchas parejas dialogan sobre sus gustos y preferencias a la hora de intimar

sexo
Para tener relaciones más placenteras debe haber deseo y consentimiento.Freepik

¿Cómo pretende que su pareja sepa qué quiere en la cama si no lo habla? Aunque parezca algo sencillo, hablar de sexo no es una tarea que resulte fácil, principalmente por la forma en la que nos educaron sobre cómo afrontar las relaciones de pareja.

depresion-post-sexo

El encierro baja las ganas de tener sexo

Leer más

Según el sexólogo y psicólogo clínico Xavier García, sobre todo a las mujeres les cuesta abrirse en cuanto a lo que más les gusta o cómo sienten más placer. “Incluso, hay tanto sentimiento de culpa relacionado al sexo, que a muchas personas les da vergüenza contar sus deseos”, dijo durante el programa ‘El placer de los lunes’, que se transmite por el Facebook Live de Diario EXTRA.

Enumeró los temas que deberían hablarse con regularidad, como la frecuencia y el tiempo. Recalcó que no hay un tiempo establecido para que una sesión de sexo sea ‘exitosa’, pues eso depende de cada persona. Tampoco existe una cantidad mínima de veces que hay que tener relaciones durante un determinado periodo. “Hay quienes disfrutan de hacerlo a diario; otros, una vez a la semana. Por eso es importante conversar con la pareja para llegar a acuerdos”.

El sexólogo recordó que entre 5 y 7 minutos es el tiempo que, usualmente, se invierte en el sexo coital (45 o más considerando todas las prácticas que implica, como besos, caricias u otros).

Sobre las prácticas, tabús y temores, indicó que se habla muy poco al respecto, pese a ser temas recurrentes en torno a la sexualidad. “Por ejemplo, una falacia es repetir que mientras más grande el pene, más placer sentirá la mujer o la pareja homosexual. Esto a veces no es cierto y puede llegar a causar dolor”, precisó.

Otro mito gira en torno a la masturbación. García reiteró que el tener una pareja sexual no quiere decir que se quiten las ganas de darse autoplacer, o que esto sea prohibido.

Instó a que las mujeres le pierdan el miedo a esta práctica y que lo hagan para conocer su cuerpo. Además, desmintió el hecho de que para masturbarse se necesite usar juguetes sexuales. Con las manos puede lograrse.

La igualdad en la intimidad es la base de todo, destacó. “Es necesario dejar de ver a la mujer como la encargada de suministrar placer al hombre. La mujer necesita recibir placer de igual manera y necesita pedirlo también. Es importante que ambas partes de la parejas estén conectadas y hablen sobre lo que les gusta o no”, aconsejó.

  1. Cuando aparecen trastornos, como el bajo deseo sexual, no tome decisiones como evitar el sexo o propiciar que la pareja piense que ya no la quiere o que tiene a alguien más.
  2. Hay que dialogar sobre cómo evitar la genitalización de la relación. Muchos hombres piensan que solo con la penetración la pareja obtiene la gratificación sexual y se olvidan del erotismo.
  3. No asuma o dé por sentado que por el hecho de intimar, su pareja le debe exclusividad. Conversen sobre este tema y negocien. Es importante tener esto claro, para evitar conflictos.